•  |
  •  |
  • END

Como la espuma, así creció Román González durante sus inicios en el boxeo, acaparando la atención del público, luego, adueñándose de su simpatía, hasta que logró, sin ser Campeón del Mundo, convertirse en un ídolo deportivo, de los pocos que tenemos a mano.
El camino hacia la conquista de la inmortalidad aún es largo, pero realmente impresiona como su figura creció rápido en nuestro medio, y hoy es todo un espectáculo.
“Ahora todo es diferente, y me siento muy contento de ser una de las grandes figuras del boxeo nacional”, dijo Román con la humildad que siempre le caracteriza. “Lo más importante de todo es que mi familia está saliendo adelante a través de mis actuaciones sobre el ring”, añadió.
El próximo 14 de diciembre el joven ídolo regresa al cuadrilátero, tras mantenernos impactados con su presentación última en Japón.
“Quiero mantener siempre esa imagen de destructor cuando estoy sobre el ring. Si puedo noquearlo temprano a como hice en Japón, entonces lo haré. Tengo muchas ganas de subir al ring y sumar otro triunfo a mi carrera”, dijo Román.
Esa mentalidad siempre “Chocolatito” la ha tenido. Desde su primera peleas siempre se le vio aniquilador. Cultivó esa imagen y ahora todos quieren verlo pelear, exterminar a sus rivales y acercarse más hacia una pelea titular.
Javier Tello, el panameño que tendrá como rival González, es considerado en su país un joven aguerrido con mucha potencia en sus puños. Debe ser considerado una excelente prueba para Román, quien cada vez nos impacta más con sus presentaciones.
“Va a ser una buena pelea, porque se trata de un rival que le exigirá a Román”, dijo el apoderado del peleador capitalino, Silvio Conrrado.
En vista de la figura de Román, de que su rival es de buena calidad, la empresa Prodesa ha alistado un programa que contará con 2000 sillas disponibles en ring-side, cada una de ellas con valor de 400 córdobas.
“El público debe de responder porque “Chocolatito” es el nuevo ídolo de deporte pinolero y sabemos que hará llegar al público a la velada esa noche”, dijo Conrrado.
“Será una velada inolvidable, porque hasta podría ser la última vez que veamos a Román pelear en Nicaragua”, dijo Conrrado. “El tiene contrato firmado con una promotora japonesa, y seguramente cuando gane el título mundial, estará peleando sólo bajo esa empresa pugilística”, culminó diciendo el apoderado.