•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Alrededor del delantero Radamel Falcao no solo se tejen las esperanzas de una nación completa que sueña con un gran Mundial en Brasil 2014. Colombia como pocas veces, quizá la única, tiene a un verdadero crack que además es totalmente opuesto a las estrellas conflictivas de años atrás: es un jugador muy disciplinado, religioso, que recibe cheques de escándalo pero por su valor futbolístico y, lo más importante, nunca ha perdido la cordura y parece haber contagiado a los aficionados de todo el país con la virtud casi irreconocible de ser alguien “normal”. Y eso es lo que más le ha hecho falta a Colombia en medio de tantos conflictos, mafia y corrupción en todas sus esferas, incluyendo en su fútbol. Necesitan tanto de un jugador normal capaz de contagiar por su talento y sus goles a toda una nación. Colombia por eso lo añora.

Eso significa Radamel en el Mundial para su país. Por eso debemos comprender un poco lo que sería perderlo para Colombia en el torneo más importante del planeta. Sería perder lo mejor que han tenido por décadas por todo lo que implica el “Tigre”.

Estará en Brasil

El cirujano José Carlos Noronha, quien operó a Radamel en enero pasado, dijo a medios colombianos hace algunos días que Radamel Falcao podrá participar en el Mundial de Brasil, sin embargo, no logrará jugar a su máxima capacidad, al menos durante la primera ronda. Esa parece una buena noticia para Colombia, ojalá eso no implique que pongan en riesgo su carrera, porque no sería sensato. Pero es comprensible si nos ponemos a pensar que Colombia en su búsqueda por resucitar una esperanza y no desmerecer a aquella generación integrada por Higuita, Valderrama, Fredy Rincón o Asprilla, presente en tres Mundiales seguidos (Italia 90, EE.UU. 94 y Francia 98), Colombia regresa 16 años después, y aspira a tener lo mejor de su país, apoyados por otra magnífica remesa de futbolistas.

En esta nueva generación, Falcao por supuesto es clave como lo demostró en las eliminatorias. Colombia finalizó segunda en la fase clasificatoria, como equipo menos goleado y tercer máximo realizador y en ese sentido la aportación de Falcao, con nueve dianas en 13 partidos, fue el epicentro de su equipo, fue determinante.

Su instinto es decisivo en un equipo regido por el orden y la disciplina, pero con clara proyección ofensiva. Junto al Tigre, hombres como Guarín, James Rodríguez, Bacca o Jackson Martínez serán de gran ayuda para ver a Falcao en su mejor expresión siempre que su recuperación lo permita.

Parece que al final del túnel de Radamel Falcao hay una luz. Una luz que podría brillar o no para una nación que necesita de una estrella de verdad.

Así comenzó Falcao

Su comienzo futbolístico fue en las divisiones menores del Club Los Millonarios, del cual pasó a Lanceros Fair Play. Allí, en el entonces llamado Lanceros Boyacá, hizo su debut profesional en 1999, con 13 años y 112 días de edad, en el Torneo de Ascenso del fútbol profesional colombiano.

Entre 2001 y 2009 completó su formación profesional en River Plate de Argentina, donde hizo su debut en primera división. Allí tuvo una larga lesión en 2006, de la que se recuperó para regresar con muchos goles para el equipo de la ‘banda cruzada’, que le dieron triunfos en la Copa Libertadores y el título del Torneo Clausura 2008.

Entre tanto, el técnico Eduardo Lara había visto lo que Falcao hacía en Argentina. Por ello, lo llamó para la Selección Colombia que ganó el Sudamericano Sub-20 de 2005. Donde marcó dos goles fue en el Mundial de Holanda, ese mismo año, llegando a octavos de final.

 

Radamel Zarate Falcao

Dorsal: 9

Posición: Delantero

Fecha de nacimiento: 10 de febrero de 1986

Nació: Santa Marta, Colombia

Altura: 1.78m

Pie: Derecho

Valorado: 60 millones de euros

 

Debuta con goles en la Selección

Gran comienzo. En 2007 hizo su debut con la Selección Colombia de mayores, marcando goles en partidos amistosos y anotando el gol de la victoria sobre Perú en Medellín en la eliminatoria a Sudáfrica 2010. Era apenas el comienzo de Falcao con la ‘tricolor’.

Su talento y goles lo llevaron a Europa, donde fue fichado por Oporto de Portugal, que pagó en su momento 5.5 millones de euros. Las temporadas del 2009 a 2011 fueron una auténtica cosecha de éxitos para Falcao, ganando seis títulos locales y la Liga Europa con el club ‘luso’’.

De nuevo con la Selección colombiana, Copa América 2011, disputada en Argentina. Allí, marcó los goles de la victoria sobre Bolivia 2-0. Lamentablemente, el equipo nacional fue eliminado en cuartos de final.

En agosto de 2011, después de la Copa América, es anunciado su fichaje por el Atlético de Madrid que pagó al Oporto por la transferencia, la suma de 40 millones de euros, siendo el traspaso más caro de un futbolista colombiano en la historia.

Con el equipo ‘colchonero’, Falcao continuó en un excelente nivel futbolístico, el cual demostró con sus goles cada fin de semana. Sus logros con Atlético de Madrid se resumen en una nueva Liga Europa, la Supercopa UEFA y la Copa del Rey, todas con participación goleadora del atacante samario.

Su nuevo reto en el fútbol europeo será con el AS Mónaco que regresa para la temporada 2013/2014 en un gran proyecto multimillonario encabezado por el ruso Dimitry Rybolovlev con el objetivo de conquistar Europa con fútbol y goles.

Luego de su nostálgica despedida del Atlético, Falcao busca seguir brillando con sus goles. Su traspaso por cinco temporadas incluyó el pago de la cláusula de 60 millones de euros, nuevo récord en la transferencia de uno de los mejores futbolistas colombianos de la historia.