•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Redacción deportes

 

Un delantero talentoso e infalible en el mano a mano, que lidió contra la pobreza en su niñez y se convirtió en la figura de la Selección de Uruguay. Fiel exponente de la garra charrúa, la cual impone en cada jugada, y de una gambeta impredecible. A fuerza de goles y un carácter avasallante, se ganó el respeto de todos rivales dentro y fuera de la cancha.

Desde su arribo a Europa para jugar en Holanda, Luis Suárez se fue metiendo en el corazón de los hinchas y dejó una marca imborrable en todos los clubes que jugó. Su manejo de pelota, su ímpetu y sobre todo, sus goles, hicieron que a los 26 años se colocase entre los mejores jugadores del mundo y en el goleador histórico de su selección con 39 tantos.

Sus orígenes

Oriundo de Salto, la ciudad uruguaya que se encuentra frente a Concordia, Entre Ríos, donde nació el 24 de enero de 1987, comenzó desde muy chico con la pelota. Primero en el Deportivo Artigas, luego pasó al “baby” fútbol del Urreta FC y finalmente recaló en las inferiores de Nacional de Montevideo, club del cual es hincha.

Instalado en uno de los equipos más importantes del país, empezó a mostrar el talento que despliega en la actualidad. Sin embargo, su juventud no fue sencilla. Tras la separación de sus padres y con solo 9 años, debió salir a trabajar de limpiador para ayudar a su familia, integrada por su madre y sus seis hermanos. Gracias al apoyo de su abuela pudieron salir adelante y estabilizar su situación económica. "En mi familia siempre fuimos pobres y nunca nos podíamos dar con los gustos", expresó en una entrevista con El Gráfico.

Golpe bajo

Asimismo, el destino puso un nuevo obstáculo en el camino del Pistolero. A los 15 años, su novia Sofía Balbi se mudó a España junto a sus padres y provocó una importante conmoción en el jugador, a tal punto que pensó en abandonar el fútbol para irse con ella a Barcelona. Las salidas nocturnas lo distrajeron, pero rápidamente se encaminó rumbo a una fructífera carrera, lejos de sufrir problemas de alcohol o depresión, a los que se lo vinculó en algunos medios. "La verdad es que gracias a Dios, nunca tuve problemas con el alcohol, nunca fumé tampoco. Estuve rodeado de gente que sí lo hacía, pero yo tuve la cabeza tranquila. Salía porque era joven, nada más", desmintió sobre los rumores.

Debutó en la primera de Nacional a los 18 años, durante un partido de Copa Libertadores ante Junior de Barranquilla, en Colombia. Sus destacadas actuaciones y los doce goles convertidos durante la temporada 2005/06 fueron claves para la consagración del campeonato e hicieron que en el año siguiente continuara su carrera en Holanda.

Sus comienzos

Su primer paso lo dio en el Groningen, donde alcanzó las 15 conquistas. Le bastó tan solo un año para que un grande del país posara sus ojos en él. Ajax de Ámsterdam adquirió su pase y dio el verdadero salto de calidad. "En Holanda no existe la concentración, unas horas antes del partido estás tomando mates en tu casa", expresó. Con 111 goles, entre 2007 y 2011, se metió la gente en el bolsillo y se convirtió en un referente del plantel. Allí mostró su calidad y capacidad goleadora que le permitieron arribar al Liverpool de Inglaterra para reemplazar la figura de Fernando Torres.

Suárez viajó a tierras británicas junto a su esposa y su hija Delfina. Tuvo un gran rendimiento y mantuvo una alta efectividad en los Reds, siendo uno de los mejores jugadores de la Premier League. Sin embargo, sus reacciones desmesuradas dentro del campo desembocaron en dos suspensiones que perjudicaron su imagen frente a los medios. En 2011, fue sancionado por un insulto racista contra el francés Patrick Evra, del Manchester United, y, dos años más tarde, por morder al defensor serbio Bransilav Ivanovic del Chelsea. Si bien la pasó mal en este último lapso, el salteño canalizó su frustración en el amor de su familia, la cual se amplió con el nacimiento de su segundo hijo, Benjamín.

 

 

Un jugador distinto que luchó contra las adversidades de la vida, un hombre que cruzó el océano en busca del amor y la gloria, y supo ganarse el cariño de todo su país.

 

Luis Alberto Suárez Díaz

Origen: Salto, Uruguay

Fecha de nacimiento: 24 de enero de 1987

Altura: 181 cm

Dorsal: 9

Posición: Delantero

Valorado: 52 millones de euros

 

Con Uruguay se ha lucido

Siempre con goles. En su carrera, los momentos más importantes los pasó en la Selección de Uruguay. En la Copa del Mundo 2010 en Sudáfrica, hizo un gran torneo y acarició el sueño mundialista. Aunque hizo 3 goles claves, uno a México y dos a Corea del Sur, su participación primordial fue el "manotazo" que evitó el gol de Ghana en cuartos de final. "Fue la atajada del mundial", confesó. Los charrúas culminaron en la cuarta posición del torneo, luego de perder con Holanda 3-2 en semifinal y con Alemania 3-2 en el último partido.

El seleccionado celeste estuvo muy cerca en Sudáfrica y en la Copa América de 2011, disputada en Argentina, tuvo su revancha. "Nos había quedado la espina del mundial, teníamos que coronar todo lo bueno que hizo este grupo durante tantos años", manifestó el delantero. Uruguay se consagró campeón al vencer a Paraguay 3-0 en el Monumental y Suárez fue elegido como el mejor jugador del torneo.

En Brasil, disputará su segundo mundial con la camiseta celeste. Es la gran figura del equipo y es consciente de que la expectativa que genera el torneo, ya que la última Copa la obtuvo en las mismas tierras. "Es un plus, es algo extra. Pero hay que ir con la misma humildad que se fue a Sudáfrica", expresó tras vencer a Jordania en el repechaje.