•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Leonardo Anthony Ortiz Téllez toma un bate de madera y se dirige hacia el home plate del Estadio “Bayardo Reyes”, de Nindirí, Masaya, para conectar la bola pasada que le tira su entrenador y director de la Academia de Béisbol Nicaragüense, el dominicano Manny Collado, durante la sesión de prácticas de bateo.

Para Leonardo, este martes es el segundo día de práctica después que recibió la noticia de que sería firmado por los Bravos de Atlanta. Apenas el viernes pasado por la mañana, al cátcher de 17 años le comunicaron que se había ganado una oportunidad tras realizar dos pruebas exigentes, una en Estelí y la última el jueves pasado en el Estadio “Bayardo Reyes,” ante los ojos de Johnny Álvarez, director internacional de scouteo de los Bravos.

Sus inicios

Durante el entrenamiento, Ortiz luce sus cualidades ofensivas. Buena soltura de brazos, pero lo más impresionante es su poder para enviar la pelota casi de jonrón. Quien nunca ha visto a Leonardo desarrollarse sobre un cajón de bateo, inmediatamente notaría la diferencia con el resto de peloteros al verlo practicar.

“Comencé a jugar béisbol a los 14 años. El papá de Javier Robles, quien juega con el Bóer, me dijo que me iba a meter a una liga, y allí comencé a practicar béisbol en Esquipulas”, cuenta Ortiz, quien es originario de Esquipulas, Managua, y es hijo de Danelia del Carmen Téllez y de Leonardo Ortiz. Su mamá trabaja en una zona franca y su padre en el Ejército.

“Gracias a Dios hice bien las cosas. Me miraron Aníbal Vega y Stanley Loáisiga, y ellos me recomendaron con Pablo Paredes, quien era director en aquel momento (hace dos años) de la Academia de Béisbol Nicaragüense, y así ingresé a esta institución”, comenta el pelotero, quien aseguró que con el dinero de la firma mejorará la casa de sus padres y les comprará un vehículo para taxeo, y que así puedan ayudarse en los gastos del hogar.

“Voy a mejorar mi casa y a guardar dinero para mi familia. Mi mamá se sintió alegre porque había logrado mi primer sueño. Mi papá me dijo que allí no quedaba todo, que siguiera para adelante”.

Jugaba fútbol

Antes de ser beisbolista, Ortiz contó que jugó fútbol. También aseguró que sus primeros pasos en el béisbol fueron como outfielder y no como receptor. El director de la Academia de Béisbol Nicaragüense, Collado, vio que tenía cualidades en la posición de cátcher y decidió trabajarlo.

“Lo que jugaba antes era fútbol pero después me dediqué al béisbol. Me sentí más cómodo en el béisbol, en el fútbol no hay mucho futuro. No fue complicado el cambio de outfielder a cátcher. Estoy feliz por haber logrado mi primera meta, y debo seguir esforzándome porque adelante tengo un camino largo por recorrer”.

Gran futuro

Collado señaló que Ortiz posee grandes condiciones técnicas para llegar a Grandes Ligas. Según el entrenador, los disparos de Leonardo del plato hacia la segunda base oscilan entre los 1.85 y 2 segundos.

“El muchacho jugaba de outfielder, hicimos el cambio hacia la posición de cátcher. Es un joven que trabaja fuerte. Es un súper prospecto, vale la pena que una organización como los Bravos le haya dado la oportunidad. Hace mucho tiempo que le vienen dando seguimiento, dijo el dominicano Collado.

“Leonardo tiene un excelente brazo, un bateo rápido y buena defensa. Eso es lo que buscas en un cátcher, y un físico impresiónate. Le veo un futuro brillante. Pienso que es un próximo Grandes Ligas de Nicaragua”.

 

17

Años tiene el prospecto Leonardo Ortiz, quien firmará con los Bravos de Atlanta.