•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

Ciertamente, hay momentos en que el alma pesa más que los huesos. Lo demostró el Atlético de Madrid de Diego Simeone, saliendo de una sequía de casi 18 años, forzando un vibrante 1-1 con el Barcelona en patio ajeno, y coronándose Campeón de la Liga de España, una conquista que no lograba desde 1996, precisamente cuando el propio Simeone era uno de los soldados de la tropa roja y blanco.

El gol de Alexis, un derechazo mueve montañas recibiendo una entrega de Lio Messi con el pecho, que se incrustó con violencia y precisión en la escuadra superior izquierda de Curtois, en el minuto 33, adelantó al Barsa, incendió al público, y colocó al Atlético cuesta arriba.

Pero, como respondiendo a la orden de ¡Ni un paso atrás! que se escuchó en la resistencia de Stalingrado, el Atlético se volcó sobre el territorio azulgrana exhibiendo músculo, corazón y capacidad para ejercer una presión agobiante en el cierre del primer tiempo.

La anotación

Exactamente así apareció el equipo en escena en el inicio del segundo. En medio de ese enfurecimiento, un tiro de esquina más, de los incontables cedidos por el Barsa, fue cobrado por Gabi en el minuto 48, trazando una hermosa parábola en busca de alguna cabeza.

Desde atrás, apareció la del el uruguayo Godín, quien elevándose por encima de todos, clavó esa estocada agujereando a Pinto, haciendo gemir y tambalearse al Nou Camp, estableciendo ese 1-1 inyectado de bravura, que no pudo ser alterado, y que terminó siendo la esquela de defunción del Barsa.

El Atlético, confiando en la firmeza de su defensa tan sometida a prueba este año, tanto en la Liga como en la Champions, y dejando abierta la opción del contragolpe frente a un equipo necesitado urgentemente de desequilibrar, se replegó y mostró su capacidad para cerrar espacios, anticipar, morder en todos los sectores, recuperar y sostener ese empate que significaba el campeonato.

No llegó el milagro

La anulación del gol de Messi por estar off side, fue correcta. Estalló la multitud, pero de inmediato se hundió en las butacas con sus ilusiones golpeadas, esperando que los ingresos de Neymar regresando de una lesión y Xavi, ayudaran a fabricar un milagro. Pero la presión del Barsa fue ahogada una y otra vez.

Al sonar el silbato final, el sudor, de tanto ser derrochado, cubría toda la cancha. El Atlético era la imagen de la Victoria de Samotracia que se ve en el Louvre, en tanto el cadáver del Barsa quedó impregnado de ese esfuerzo mayúsculo, necesitado de más precisión, cerrando una época que difícilmente volverá.

 

Preocupan Cristiano y Benzema

Madrid•AFP/ El Real Madrid cerró la Liga española 2013-2014 con una victoria, por 3-1 en casa ante el Espanyol en la 38 y última jornada, aunque quedó preocupado por el estado físico de dos de sus figuras, el portugués Cristiano Ronaldo y el francés Karim Benzema.

A una semana de la final de la Liga de Campeones europea contra el Atlético de Madrid, en Lisboa, Cristiano Ronaldo, que en principio iba a ser titular, se retiró del calentamiento este sábado por molestias musculares.

Durante el partido, Benzema fue sustituido en la segunda parte y se llevó la mano a la ingle, lo que disparó también la preocupación por su estado. El francés también había tenido problemas físicos en los últimos días.

Más allá de estos contratiempos, el Real Madrid se despidió de la temporada liguera con victorias, gracias a un gol del galés Gareth Bale (64), con un tiro cruzado a pase de Benzema, y a un “doblete” de Álvaro Morata (86, 90+2), en ambos casos asistido por el argentino Ángel Di María en sendos contraataques. Para el Espanyol acortó provisionalmente distancias en el 90 el portugués Luis Miguel Afonso Fernandes “Pizzi”.