•  |
  •  |
  • END

Yo creía que Jacoby Ellsbury “quemaría” la Liga Americana provocando un gran estruendo como novato, pero el prometedor guardabosques de los Medias Rojas, etiquetado como intransferible frente a cualquier tentación, se quedó corto frente a las expectativas, en tanto Evan Longoria, de Tampa, mostró un crecimiento sostenido frente al vigoroso impulso que exhibió el cubano Alexei Ramírez, de los Medias Blancas, y el llamativo trabajo monticular de Armando Galarraga desde la colina erosionada de los Tigres.

Longoria, quien estuvo ofensivamente incandescente en los Play Offs de la Liga antes de apagarse súbitamente en la Serie Mundial, es favorito para obtener hoy el reconocimiento de los expertos como Novato del Año en la Americana, pese a la presencia amenazante de Ramírez, el agitado e incidente pelotero de Pinar del Río.

La lesión que sacó de juego a Longoria un buen rato, le permitió a Ramírez estar en más juegos (136 por 122) y mostrar un mejor promedio (.290 por .272), pero con ventaja del artillero de los Rays en jonrones (27-21) y empujadas (85-77), lo que hace interesante la pelea.

Ellsbury fue reducido a 272 puntos, nueve cuadrangulares y 47 impulsadas con Boston, pero Galarraga merece atención con su balance de 13-7, 3.73 en carreras limpias y 126 ponches, en medio del caos que atrapó a los Tigres en este 2008, destrozando su favoritismo previo.

En la Liga Nacional, el boricua de 25 años, Geovany Soto, en su tercer intento formal por convertirse en big leaguer, después de haber estado en acción en once y 18 juegos durante los cierres de 2006 y 2007, saltó espectacularmente a un primer plano como el mejor catcher que los Cachorros han visto desde Randy Hundley, con el agregado de tener almacenada suficiente pólvora en el madero.

Su principal retador es Joey Votto, quien fue capaz de conectar nueve jonrones en septiembre con los Rojos de Cincinnati y registrar un porcentaje de bateo superior al de Soto en la temporada (.297 por .285), con sólo dos impulsadas menos (84-86), advirtiendo si que conectó un vuelacercas más (24-23). Por favor, no hay que olvidar al tirador de los Bravos Jair Jurjens (13-10 con 3.68 y 139 ponches), cifras muy estimables en estos tiempos de pitcheo sangrante.

La valoración de Soto como receptor, y su presencia como abridor del Juego de Estrellas en esa difícil posición afectada por una terrible escasez, lo convierten en favorito frente a las pretensiones del explosivo, quien llegó a disparar tres jonrones en el mismo juego en uno de sus alardes.

Longoria sería el primer Novato del Año para la franquicia de los Rays, y Soto seguiría las huellas de Kerry Wood, ganador de la distinción con los Cachorros en 1998.

dplay@ibw.com.ni