•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

De pronto, nos estamos preguntando aguijoneados por la incomodidad que provoca lo frustrante: ¿Qué ha pasado alrededor de nuestras agigantadas ilusiones, mientras veíamos a seis peloteros nicaragüenses fajarse bravamente en los campos de entrenamiento, en busca de instalarse debajo de la Gran Carpa?

De los seis (Elmer Reyes, Juan Carlos Ramírez, Cheslor Cutberth, Wilton López, Erasmo Ramírez y Everth Cabrera), solo uno sobrevive arriba atravesando un bajón de voltaje, y es Everth, recortado en su agresividad ofensiva y desplazado como primer bate por la poca presencia en las bases, en tanto Reyes, desde abajo, ha conseguido ser visto como una proyección.

LOS DOS GOLPEADOS

Obviamente, no era eso lo que esperábamos. No que Wilton López, un relevista de casi todos los días en sus últimas temporadas con Astros y Rockies, y Erasmo Ramírez, diagnosticado como seguro abridor con los Marineros de Seattle, fueran enviados a las Ligas Menores como “sospechosos de no disponer del nivel de competencia requerido”.

En los otros casos, incluyendo el de Juan Carlos, ahora tratando de abrirse paso con los Indios de Cleveland, sabíamos que necesitaban más tiempo, con mayores expectativas en Cutberth por su punch, aunque a última hora, Reyes, instalado sorprendentemente en la cima de los bateadores en Doble A, ha crecido en las consideraciones de los Bravos de Atlanta.

ESA PÉRDIDA DE BRILLO

El abril de Everth nos hizo pensar en un gran año, pero mayo ha sido próximo a lo fatal pese a sus dos jonrones, retrocediendo desde 313 puntos a este 243 actual, un déficit de 70 puntos entre el 25 de abril y el 20 de mayo. La relación 45 hits y 43 ponches es preocupante. Pese a eso, Cabrera, de utilidad probada, sobre todo como short solvente, no se encuentra en peligro. San Diego no cuenta detrás de él con una amenaza.

A Erasmo se la han cerrado las posibilidades pese a los brazos lesionados, por su pobre efectividad arriba y abajo, y por no poder conseguir los ajustes que exige el manager McClendon. El exitoso regreso de Iwakuma, la confianza depositada en Roenis Elías, y el aporte de Chris Young con Félix Hernández ejerciendo su liderazgo, solo abren espacio para un quinto abridor. El reto del derecho pinolero entre varios aspirantes, es muy fuerte y necesita ser convincente, no lanzar para 5.51 en carreras limpias.

CIFRAS OSCURAS

Lo de Wilton es dramático y desesperante para Colorado. A lo largo de 10 trabajos en las menores, ha permitido 8 carreras limpias en 13 entradas y un tercio para 5.40, ponchando a 8 y con .333 de bateo en contra. Ningún motivo para hacerle señas de retorno.

Pero es temprano, y aun con las esperanzas mordidas, viéndolos pelear por sobrevivir, no podemos tirarles la toalla.

 

1-4

es el balance de Erasmo Ramírez en las menores con 6.04 de efectividad.

 

23

de mayo abre Erasmo con el Tacoma en Triple A.