•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

Fue un partido sin intriga. La ventaja de 16 puntos construida por el Heat 80-64 al entrar la batalla al último cuarto, hizo que en Indiana se apagaran los televisores. Y fue una buena decisión, porque en la etapa de cierre, el Heat consiguió en Miami ventaja hasta de 23 puntos, antes de sellar la pizarra drásticamente 102-90, en una noche cuando Roy Hibbert desapareció sin puntos en los 21 minutos que jugó, y Lance Stephenson no pudo ser incidente. Con Lebrón marcando 32 y atrapando 10 rebotes, Bosh aportando 25 puntos y Wade 15, el Heat se colocó a un paso de su cuarta final consecutiva, contra los Spurs o el Thunder 2.

El partido se inició con Chris Bosh humeante, desbordando y bombardeando. Con un doble y dos triples, colocó adelante al Heat 8-0, en ese primer cuarto que favoreció precisamente por ocho puntos (27-19) al equipo de Miami. Ese accionar de un Bosh crecido después de haber estado volando bajo frente a Indiana, inyectó confianza al Heat, que manejó ventajas entre cinco y ocho puntos, mientras el esfuerzo de West y George, no era suficiente, necesitando mejor entendimiento en sus avances, y mayor efectividad en la zona pintada.

Reaccionan, pero…

Los Pacers reaccionaron imponiéndose 25-22 en el segundo período para recortar la distancia 49-44, mientras Bosh se extendía a 17 puntos y Lebrón de 8 a 15. El aporte de George, más entero físicamente, fue importante, y aunque West no estuvo agitado y los tiradores largo se vieron poco, Indiana se sintió en pie de guerra golpeando las puertas del tercer cuarto, clave para establecer pautas en el cierre de juego. Sin embargo, el Heat desvaneció dudas con ventaja de 31-20 en ese período y global de 80-64, con Lebrón llegando a 29 puntos con 9 rebotes, arrebatándole a Bosh el protagonismo, y se proyectó hacia la victoria 102-90, metiendo a los Pacers en la sala de cuidados intensivos con cara de “cadáveres”.

 

Heat 102, Indiana 90