•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

Parecía una noche apropiada para el brillo cegador de Kevin Durant, pero cuando se cerraban las cortinas, la figura cumbre del show en la resonante victoria del Thunder por 105-92 sobre los Spurs equilibrando la Serie por el banderín del Oeste en la NBA 2-2, era Rusell Westbrook, con sus 40 puntos, 5 rebotes y 10 asistencias, con 14-14 en tiros libres. Esas cifras agregadas a los 31 puntos de Durant con 11 de 22 tirando, más 5 rebotes y 5 asistencias, terminaron con San Antonio, que vio reactivarse la pesadilla del 2012, cuando después de estar en ventaja 2-0, perdieron cuatro consecutivos frente a Oklahoma. ¿Volverá a ocurrir? Ese temor, sin aproximarse al pánico, aprieta por el cuello a Parker, Duncan, Leonard y Ginobilli, piezas clave de los Spurs.

Con Durant agitado desarticulando la defensa de San Antonio y bombardeando el cesto con la precisión que casi siempre lo caracteriza, el equipo de Oklahoma supo edificar una significativa ventaja de 15 puntos en la mitad del recorrido, adelantándose 58-43, en ruta hacia probables cifras gruesas de mantenerse presionando el acelerador. Acertando 9 de 12 disparos de campo, incluyendo dos triples y dos libres, el “francotirador” Durant consiguió 22 puntos en ese trayecto, y el apoyo de los cinco rebotes atrapados por Kendrick Perkins, y las ocho asistencias de Rusell Westbrook, golpeó a los Spurs, superados 26-20 en el primer tiempo. Es decir, que Oklahoma se adueñó de las riendas haciendo prevalecer su rapidez y esa efectiva presencia en la pintura, a ratos agobiante.

Veloz y efectivo

Faltando cinco minutos del tercer período, clavada de Ibaka, triple de Jackson y triple de Westbrook, estiraron la ventaja del Thunder a 25 puntos (74-49), deshilachando la resistencia de los Spurs, y reduciéndolos ofensivamente, con Leonard y Duncan parqueados en 10 y 9 puntos, y Parker avanzando casi imperceptiblemente de 12 a 14. Con sus grandes pilares inutilizados, los Spurs se detuvieron un rato para ver el accionar del Thunder, que sin exigir al máximo al “resucitado” Ibaka, obtuvo de él 8 puntos, 5 rebotes y 3 bloqueos, en la construcción de una diferencia de 16 puntos, por 83-67, en las puertas del último cuarto.

Y en ese cierre, el Thunder se concentró en sujetar a los Spurs, obligándolos a mantenerse a prudente distancia evitando complicar el partido y quedar contra las cuerdas en la Serie. Ahora se trata de una disputa reducida a tres batallas, entre las llamas.

 

THUNDER 105, SPURS 92