•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

Sin sospechas rodeándolo, sin temores, y obviamente sin sentirse estresado, Everth Cabrera continúa batallando por mejorar, y pese a su decrecimiento en porcentaje, podría responder a los vaticinios y terminar siendo el más importante pelotero de los Padres sumando sus esfuerzos en diferentes áreas del juego.

Escaso de figuras, cambiando de héroe en cada victoria, el equipo de los Padres no tiene pretensiones fuertes, y aprecia lo que hace su short stop, brillante en la defensa y con la necesaria presencia ofensiva aun moviéndose debajo de los 250 puntos en porcentaje, y viendo reducirse su ritmo en robos de base a 11, mientras “asaltantes pistola en mano” como Dee Gordon, de los Dodgers, de 26 años, y Billy Hamilton, de los Rojos, que roba sin batear casi, y jugando poco, se escapan con 30 y 18, respectivamente.

Muy similar

Everth, que ha conectado hits en cinco de los últimos seis juegos, sabía que este año sus cifras estarían sometidas a comparaciones con las de 2013, situación que suponíamos le fabricaría una presión extra. Es posible que él lleve más cuidadosamente que nosotros, el manejo de esa relación numérica que establece las diferencias.

Al 28 de mayo de 2013, Everth registraba .261 puntos, 12 más que el .249 actual; con 4 jonrones, por 3 esta temporada; disparando 7 dobletes, 4 menos que los 11 de hoy; había robado 19 bases, 8 más que las 11 logradas; sus 52 imparables se nivelaban con los 53 en la presente campaña, y mostraba una ventaja de 29-23 en carreras anotadas.

Este tipo de comportamiento es antiestrés. Estamos frente al mismo Everth, pero más maduro, es decir, más hecho. Con proyecciones de 150 hits y cerca de 40 robos, pero necesitado de anotar carreras con mayor frecuencia y ser menos vulnerable al ponche frente al plato, el pinolero sigue siendo espectacularmente eficiente en la defensa, con ese rango de cobertura tan llamativo y ese brazo suelta latigazos con precisión.

Pienso que la tendencia de Everth es de crecimiento. No tanto para alcanzar los 283 puntos de 2013, pero sí para “vitaminar” algunas cifras, sobre todo las de robos y anotadas, que certificarían su importancia, y le permitirían aspirar a ser el jugador del año entre los Padres. La próxima parada de Everth no es el país de las maravillas, pero sí la garantía de una larga estancia en San Diego.