•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
¡Diablos!, ¿qué estamos discutiendo? Todo este alboroto alrededor del probable ganador del Cy Young de la Liga Nacional hoy, es por culpa del bajón de voltaje de Brandon Webb, que tanto afectó a los Cascabeles de Arizona en su batalla final con los Dodgers.

Nunca creí que Webb sería el próximo ganador de 30 juegos, pese a que estaba registrando un ritmo tan o más frenético que el logrado por Denny McLain de los Tigres en la campaña de 1968, pero lo veía como un seguro forjador de 25 o más victorias, brillante esfuerzo que lo colocaría en ruta directa hacia el premio que es el símbolo de la excelencia en el pitcheo.

Pero Webb fue vapuleado en tres aperturas consecutivas después de ser golpeado por una línea en el pecho y sentir dolores en su hombro derecho. Ganador de cinco juegos en abril y cuatro en mayo, el tirador que mereció el Cy Young de 2006 fue reducido a sólo dos triunfos en junio, aunque tuvo aliento para cerrar con sus victorias 20, 21 y 22, por siete derrotas, con 3.30 en efectividad.

Colocándose a la orilla de las cifras de Webb, ciertamente es un fuerte aspirante, sin embargo, hay mucho que discutir alrededor de las posibilidades que tienen tanto el abridor de los Gigantes, Tim Lincecum, como el zurdo C. C. Sabathia, que fortaleció a los Cerveceros, y el súper-rematador de los Filis, Brad Lidge.

¿Qué hubiera sido de los Filis sin la perfección de Lidge salvando 41 juegos en igual número de oportunidades, con 1.95 en carreras limpias y 92 ponches en 69 entradas y un tercio? Cada vez que el equipo de Filadelfia necesitó apretarle el cuello al enemigo, sobre todo en la fiera persecución de los Mets, ahí estaba Lidge funcionando como verdugo implacable.

¿Saben quién es el favorito de los expertos? El derecho Tim Lincecum, de 24 años, pese a que permaneció algo oculto por la discreción de estos Gigantes de 2008. Fue líder en ponches con la estimable cifra de 265, terminó segundo de Johan Santana en efectividad, registrando un promedio de 2.62 en 227 entradas, y registró un balance de 18 victorias con sólo cinco derrotas, dos de ellas consecutivas antes de su última apertura.

¿Y qué decir del zurdo C. C. Sabathia? Llegó a Milwaukee procedente de Cleveland para ganar 11 juegos y perder 2, con un resplandeciente 1.65 en efectividad. Sabathia, ahora agente libre, se convirtió en la pieza monticular clave para que los Cerveceros avanzaran a la postemporada.

Cuatro brazos fajándose en una batalla impredecible por el Premio Cy Young de la Liga Nacional.

Lincecum es una tentación, pero yo votaría por Brad Lidge. Nunca falló, y los Filis ganaron el banderín del Este por tres juegos, apoyándose en sus remates.