•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El debut de Lionel Messi en Copas del Mundo, fue más llamativo que el de Cristiano Ronaldo, pero no una señal de lo que sería su futuro inmediato. Un debut de solo 17 minutos en un juego cómodo frente a Serbia en el Mundial del 2006, realizado en Alemania. Messi, apenas un chavalo que no fue utilizado por el técnico argentino José Pékerman en el primer juego del equipo gaucho contra Costa de Marfil, victoria por 2-1 con goles de Crespo y Saviola, ingresó por Maxi Rodríguez en el minuto 73, después que Serbia había quedado con un hombre menos y el marcador en contra 3-0, apaga corazones. Es decir, con todo a su favor.

TODO FUE RÁPIDO

A los tres minutos de haber entrado en acción, Messi fue hasta el fondo por la izquierda y envió un trazo rasante, que pasó silbando en el área pequeña ante la inutilidad de tres defensores, y siguió hacia el artillero Hernán Crespo, quien marcó el cuarto gol. Carlos Tévez aumentó 5-0 en maniobra personal, y cerró el propio Messi, recibiendo, desplazándose y rematando con pierna derecha, sellando el 6-0. Una asistencia y su primer gol en una Copa, que es hasta hoy, después de atravesar la del 2010, el único. Y con derecha.

Atacantes estrellasPékerman lo colocó como abridor por vez primera en el 0-0 con Holanda, y lo hizo entrar por Saviola en el minuto 83 durante la victoria por 2-1 sobre México; pero no lo usó en el duelo de cuartos de final con Alemania, que terminó 1-1, cuando Argentina fue eliminada vía tiros de penal. Así que su presencia, a los 19 años, fue breve. En el 2010, Messi que fue el mejor jugador de Argentina en tres de los cinco juegos, no marcó gol, como Maradona en el Mundial de 1990, en siete partidos.

CRISTIANO TAMBIÉN REDUCIDO

Cristiano, casi dos años y medio mayor que Messi, también debutó en el 2006 como titular de Portugal contra Angola junto a Figo, Simao y Pauleta, en la victoria por 1-0, sin poder anotar; pero lo hizo cobrando un penal, en el minuto 78 del segundo juego, sellando una victoria sobre Irán 2-0. No anotó en el triunfo por 2-1 sobre México, y tampoco contra Holanda en octavos, Inglaterra en cuartos, y Francia en semifinales. Una rara sequía.

En el Mundial del 2010, revestido de tantas expectativas como Messi, solo consiguió un gol de extraña elaboración, cargando la pelota que se deslizaba sobre su espalda, en la ruidosa victoria por 7-0 destrozando a Corea del Norte, con Portugal registrando en ese grupo empates 0-0 con Costa de Marfil y Brasil, antes de quedar “decapitado” 1-0 por España en octavos de final.

NEYMAR ESTIMULADO

El marcador Cristiano-Messi en Copas, está 2-1 en tiempos regulares a favor del portugués, quien agrega un penal en la definición desde los doce pasos contra Inglaterra, en cuartos de final en el 2006. En esa misma Copa, en el duelo Argentina-Alemania que terminó 1-1, Messi no participó en la tanda de penales que le aseguró la continuidad al equipo alemán, cuando el arquero Jens Lehman, detuvo los disparos de Roberto Ayala y Esteban Cambiasso.

Neymar, el joven brasileño, estrella indiscutible de la última Copa Confederaciones, va a debutar en Copas del Mundo, sin pretender seguir las huellas de Pelé en 1958. El futuro “Rey” del fútbol, llevó a Brasil a la conquista del trofeo por primera vez, marcando seis goles en los últimos tres juegos, incluyendo dos en la final.

Neymar, firmado por el Barcelona después de haber mostrado su brillantez en el Santos, se ha visto envuelto en un torbellino de controversias y consideraciones, sin obviar la tormenta que provocó lo que se ocultó sobre su contratación. Agreguen la lesión sufrida frente al Real Madrid, que lo mantuvo un mes fuera de las canchas contra reloj.

LA MAYOR INTRIGA

Para los tres, esta Copa del 2014 es un reto mayúsculo, y la ventaja de Neymar, el menos iluminado por no disponer de facultades tan extraordinarias como Messi y Cristiano, es que jugará en casa, con su público estimulándolo, y con un equipo que siempre es respetado por todos.

La mayor intriga es Messi, por ese bajón de voltaje en los duelos cumbres con el Atlético de Madrid en la Champions, con el Granada en la Liga y con el Real Madrid en la final de la Copa del Rey, que fueron derrotas para el Barcelona, registrando solo un gol en 270 minutos, con el crack argentino, desnudo y enclenque como diría Rubén, nuestro gran poeta. Cristiano, físicamente impresionante, veloz, explosivo, implacable e incansable, se encuentra en su mejor forma después de haber dejado atrás una lesión que le impidió disputar la Copa del Rey. Entre los tres, es quien dispone del mejor armamento para impactar.

Abrochemos cinturones y tomemos asiento para ver en acción a estos fenomenales jugadores, que al momento de levantarse el telón, se encuentran frente a una gigantesca interrogante: ¿Socarán?