•  |
  •  |
  • END

Con un rostro inconfundible de triunfo y un sombrero que cubría parte de su pequeña figura, arribó ayer al país Juan Palacios, desde China, tras defender en una gran presentación su corona del CMB ante el japonés, Teruo Misawa.

El ambiente era festivo en el Aeropuerto Internacional. Un grupo de amigos, familiares, esposa, madre e hijos se robaban un poco de su atención mientras Palacios se confundía en medio de una batería de periodistas que lo esperaba desde temprano.

Pero tal como lo había prometido desde China, al primero que atendió fue al equipo de EL NUEVO DIARIO, como una forma de agradecer la cobertura en exclusiva que se le dio desde su preparación para esta primera defensa de las 105 libras en Chengdu.

“Este recibimiento cambia todo el cansancio que te provoca un viaje de 38 horas. Estoy emocionado por todo lo que ha pasado conmigo este año. Más con Misawa, con el que pudieron ver el tipo de boxeador que soy. Pero quiero dar más, puedo y voy a hacerlo”, decía el monarca, al instante que lo recibían con una pancarta: “Bienvenido Campeón”.

A Palacios de pronto se le quebraba la voz por la emoción del recibimiento de más de 30 personas y unos diez periodistas que convirtieron la casi desolada terminal aérea en una celebración que no tuvo tan lejos de su patria cuando retuvo la corona.

“Sé que causé gran impresión en Don King y sé que también me robé el corazón de los aficionados en China, y no importa que aquí en Nicaragua me consideren el número dos, ahí no tengo competencia. Pero en el uno tenés competencia porque todos quieren ese sitio, ahí se lo deja a otro ese número”, reaccionó el nica.

Su apoderado, Mario García, aseguró que con esta presentación su pupilo demostró que tiene un gran futuro en las 105 libras, pero no sólo en el CMB sino con la gente de Don King, que quedó extremadamente contenta por la pelea.

“Palacios quedó muy bien parado como campeón del mundo por los dos lados, el CMB y Don King, además de la afición y el propio promotor japonés Akhiko Honda, quien se acercó y nos dijo ‘pega durísimo’, igual que lo dijo Misawa”, expresó García.