•  |
  •  |
  • END

El astro Allen Iverson fue recibido en la casa de su nuevo equipo con una ovación de pie tan atronadora que apagó al anunciador del estadio.

En seguida los Celtics de Boston silenciaron a los aficionados y arruinaron el primer partido de Iverson en la cancha de los Pistons de Detroit.

Tony Allen anotó 23 puntos, incluidos 12 en el segundo periodo, para llevar a Boston el domingo a un triunfo de 88-76.

Iverson admitió que se le puso “la carne de gallina” cuando fue presentado y escuchó el clamor de los espectadores.

“Eso es todo lo que se quiere cuando se es transferido”, dijo Iverson, quien ha sido canjeado dos veces en igual número de años. “Uno quiere tener esa sensación inicial de cómo te reciben y aceptan”.

El ánimo que mostraron los aficionados en el primer periodo que fue muy disputado se trastocó en silencio en el segundo, cuando Boston recurrió a cuatro suplentes para superar a Detroit por 30-10.

“Ése es nuestro trabajo”, indicó Allen. “Si no llegamos y le damos al equipo un empujón, no estamos haciendo lo que debemos”.

Los campeones vigentes de la NBA no tuvieron problemas para mantener una gran ventaja en el partido que fue una repetición de la final en la Conferencia del Este.

Iverson finalizó su debut en casa con diez puntos, fruto de cuatro encestes en once disparos, además de cuatro asistencias y cuatro balones perdidos.

Detroit adquirió a Iverson la semana anterior, a cambio de Chauncey Billups, Antonio McDyess y Cheikh Samb. Detroit lleva dos derrotas sin victoria con Iverson.

Por los Pistons, el argentino Walter Herrmann tuvo una actuación de 4:01 minutos, con un rebote y una falta.

“No estoy aquí para hablar de cuánto tiempo tomará para que todo transcurra bien”, dijo el entrenador Mike Curry. “Él hizo muchas cosas buenas y voy alentarlo para que sea incluso más intenso”.

El entrenador de Boston, Doc Rivers, consideró que los Pistons van a mejorar, pero que les tomará tiempo.