•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

Después del vibrante y dramático triunfo de la encantadora y sensual rusa María Sharapova por 6-4, 6-7 y 6-4, doblegando a una combativamente tenaz Simona Halep, conquistando su quinto torneo Grand Slam, y segundo en la tierra de Roland Garros, el sol va a detenerse hoy para cubrir el planeta tenis, mientras el español de bravura espartana con rostro de gladiador, Rafael Nadal, y ese serbio de agresividad sostenida contra viento y marea, dueño de un pulmón extra, que es Novak Djokovic, disputen el segundo título de Gran Slam del 2014, ultra-motivados.

Debe ser un duelo sin límites capaz de levantar en París, una polvareda no vista desde la construcción del Arco del Triunfo y los regresos victoriosos de Napoleón. El juego de fondo de Nadal, afectado largo tiempo por lesiones, pero fortalecido por su garra y esa atracción para fajarse en balaceras de sálvese quien pueda, retando los cálculos matemáticos nada fríos de un Djokovic con poderosas piernas y sólido golpeo con las dos caras de su raqueta, buscando siempre los puntos de aterrizaje más dañinos.

Duelos de ases

Los dos pistoleros más impresionantes en estos momentos, frente a la expectación del mundo en tierra batida, un territorio en el que Nadal ha sido el “Rey”, como lo demuestran sus ocho títulos con dos rachas de cuatro años, con la sola interrupción lograda por Roger Federer en 2009.

¿Por qué súper-estimulados? Para Nadal sería su noveno cetro en París y el 14 Slam de su carrera, igualando al norteamericano Pete Sampras, y acercándose a los 17 de Federer; para Djokovic, por fin su primera coronación en Roland Garros, dejando de ser un tenista “amputado” como Sampras, quien se retiró sin títulos en este torneo. Y como ustedes saben, el orgullo mueve montañas y empuja el planeta hacia delante.

Pienso que ganará Djokovic, por considerarlo más inteligente en el trazado de complicaciones para el adversario y más preciso en sus ejecuciones, única forma de neutralizar la furia de un león rugiendo como lo es Nadal entre las brasas.

 

8 títulos acumula Rafael Nadal en Roland Garros.