•   Canadá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) logró ayer el primer triunfo de su carrera en el Mundial de Fórmula Uno, luego de imponerse en el Gran Premio de Canadá, con el que rompió la hegemonía del equipo Mercedes y en el que el español Fernando Alonso (Ferrari) fue sexto.

En una carrera que acabó con el coche de seguridad en pista –durante la vuelta final– por un accidente entre el brasileño Felipe Massa (Williams) y el mexicano Sergio Pérez (Force India), Ricciardo ganó en Montreal por delante del alemán Nico Rosberg (Mercedes), al que superó a falta de dos vueltas, y de su compañero en Red Bull, el tetracampeón mundial germano Sebastian Vettel.

El británico Lewis Hamilton, compañero de Rosberg en Mercedes y ganador de cuatro carreras esta campaña, tuvo que abandonar por problemas en los frenos a 33 vueltas del final de una carrera de 70.

Aún es líder

Con su segundo puesto, Nico Rosberg se mantiene como líder del Mundial de pilotos, ahora con 140 puntos, 22 más que Hamilton. Ricciardo se coloca tercero con 79, diez más que Fernando Alonso, que baja al cuarto puesto. Vettel es quinto en la general.

Daniel Ricciardo, de 24 años, consiguió su primer triunfo en el Mundial de Fórmula Uno, en el que lleva disputadas 57 carreras.

Hasta este domingo sus dos mejores resultados fueron dos terceros puestos, sumados este mismo año en los grandes premios de España y Mónaco.

El piloto australiano, promocionado esta temporada a Red Bull Racing desde el equipo filial Toro Rosso, se colocó en cabeza a falta de dos vueltas para el final, al superar al Mercedes de Nico Rosberg, que en el tramo final, con un coche que cedió potencia, no pudo mantenerse en cabeza de la carrera hasta el final.

Con la carrera neutralizada en la vuelta final, Ricciardo, que tomó la salida desde la sexta plaza de la parrilla, cruzó victorioso la línea de meta por delante de Rosberg, segundo a poco más de cuatro segundos, y de Vettel, que acabó tercero a cinco.

Ricciardo ha estado avisando de que su primer triunfo no estaba lejos. Se lo impedía, sobre todo, el aplastante dominio que estaban ejerciendo los Mercedes de Rosberg y Hamilton, ganadores de las seis primera pruebas del campeonato.

 

Rosberg fue segundo, Hanilton abandonó.