•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El púgil nicaragüense Félix Alvarado llegó ayer desde Argentina, después de perder su segundo chance de título mundial en forma consecutiva, cuando el pasado viernes fue vencido en una polémica decisión unánime por el monarca de la AMB, Juan Carlos Reveco.

Alvarado dijo a El Nuevo Diario que tras concluir la pelea, todo el cuerpo técnico que lo apoyaba comenzó a celebrar la victoria como locos: “Sabíamos que la victoria era nuestra, (y no sé) por qué nos quitaron los dos puntos… nos desanimamos”.

“Reveco tiene que agradecerle al árbitro panameño que me quitó el nocaut en el round 11. Primero lo tuve a punto de botarlo en el séptimo y me perjudicó, después lo tuve en el 11 y me alegó golpe bajo, siendo un golpe totalmente limpio”, alegó Alvarado.

Mal augurio

El púgil pinolero aseguró que desde que comenzó la pelea hubo un mal augurio, porque el árbitro empezó a realizar llamados de atención: “De ahí me quitan un punto; mis ganchos entraban limpios pero como él andaba el fajón bastante arriba, se movía por mis golpes en su estomago, y el árbitro los tomaba como golpes bajos injustamente”.

Asimismo, el púgil afirmó que el mismo público argentino vio que los golpes fueron limpios y “aún así me quitó puntos. Por si no bastara, le dio 17 segundos de descanso en el round 11, lo que generó que se recuperara y después terminara ganando por decisión”.

“Luego de esas injusticias dejé de tirar golpes a bajo, me llamó la atención varias veces por golpes limpios; hubo un punto donde el árbitro me dijo que estaba descalificado y me detiene, sin embargo no para la pelea y me deja seguir porque sabe que tiene la culpa”, aseveró Alvarado.

Acepta derrota

Alvarado relató que luego de la pelea tuvo la oportunidad de hablar Reveco, y este reconoció que había perdido la pelea: “Me dijo que jamás lo habían golpeado así, que era un guerrero y que nunca había enfrentado un peleador así y que sería campeón del mundo”.

“Todos los argentinos me ovacionaron cuando oyeron el fallo, me felicitaron y me dijeron que la victoria era mía; les agradezco su sinceridad, y yo me siento campeón con este combate”, concluyó el púgil nicaragüense.