•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Estelí (40-28) terminó en la tumba este fin de semana en el Campeonato de Béisbol “Germán Pomares”, a esperas de que solo le echen la tierra para completar el entierro. Solo un milagro podría darles vida a los norteños para pelear la clasificación a la segunda ronda de 8 mejores.

Empatar 2-2 en la serie contra Rivas fue como un suicidio, tomando en cuenta de que Granada (40-26) le ganó la serie 3-1 a Madriz. Matemáticamente, los norteños tienen posibilidades de al menos forzar un juego extra con los Tiburones que tienen dos juegos pendientes contra Zelaya Central, y de ganar solo un partido serían los clasificados.

Estaban muertos

Si los norteños no logran la clasificación, al que menos se le debe echar la culpa es al manager Omar Cisneros, quien prácticamente resucitó a este equipo que estaba muerto cuando era dirigido por Eddy Talavera. Pelear hasta el último día de torneo por un boleto a la clasificación fue un regalo que Estelí quizá ni se imaginaba el pasado 28 de abril, cuando marchaban con 19 victorias y 21 derrotas.

Desde esa fecha hasta hoy, Estelí solo perdió 7 partidos y ganó 21. Es decir, que los norteños con Omar ganaron dos juegos más en menos tiempo y tuvieron menos derrotas. Si la Junta Directiva de este equipo hubiese pensado desde mucho antes el cambio de mando quizás otro gallo cantaría y la historia hubiese tenido un final más feliz.

Veremos qué sucede en los próximos dos partidos de Granada, que es favorito para derrotar a Zelaya Central.