•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

¿Qué fue lo que pasó? El asombro me aturde. Los Spurs de San Antonio acribillaron con 41 puntos disparando de 21-19 al Heat de Miami en un primer tiempo escandaloso. Y en el segundo agregaron cinco puntos a la ventaja, estirando el marcador 71-50. No, no podía ser. La armada invencible de los dos últimos años hundida por el cañoneo de Kawhi Leonard, Tony Parker, Danny Green y Manu Ginobilli.

La señal de vida enviada por el Heat en el tercer tiempo, no alteró los nervios de San Antonio, y tampoco los acercamientos en el último período. Los Spurs estaban sueltos, canasteando alegremente, tomando los tableros y mostrando una superioridad tan llamativa, que los de Miami no querían pensar en el siguiente duelo.

Reducido

El marcador final 111-92, con la furia de LeBron James reducida a 22 puntos con 5 rebotes y 7 asistencias, no tenía significado, ni el aporte casi similar de Dwyane Wade. El Heat debe conseguir algo más de un irregular Cole, de Chalmers y de Andersen. Si eso no llega, sería irreal pensar en un enderezamiento.

No se duda de James como factor incidente, pero sí del complemento que necesita para evitar ser metido en el hoyo con regreso de la serie a San Antonio. El cuarto duelo es clave para Miami. Ser barridos en casa y quedar atrás 3-1, tendría olor a funeral. No vemos como cortar la inspiración y lo hambriento de San Antonio esta noche.

Claro, cuando cuentas con el factor Lebrón, no puedes darte por derrotado, y esa es la gran expectativa de los que llenaran la Miami Airlines Arena. La palabra mágica es resurrección, y urgente. Perder hoy te hace olvidarte del tri-campeonato, y convulsiona el futuro inmediato de Lebrón.

 

2-1 lideran la serie final los Spurs de San Antonio sobre el Heat de Miami, que esta noche nuevamente en el sur de la Florida.

 

29 puntos anotó Kawhi Leonard el martes en la victoria de 111-92 conseguida por los Spurs de San Antonio sobre el Heat de Miami.

 

"Fue una locura. No creo que nunca más podamos volver a lanzar para un 76% en una mitad".

Gregg Popovich, coach de Spurs.