•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Luego de brindar señales alentadoras en su última salida ante la débil ofensiva de los Rays de Tampa Bay, el lanzador nicaragüense Erasmo Ramírez regresará al montículo esta noche con los Marineros de Seattle.

Sin embargo, la misión que tendrá hoy Ramírez no será nada fácil. Enfrentará a los Rangers de Texas, uno de los equipos de mejor artillería en las Grandes Ligas.

Solo el hecho de enfrentar a un tanda central que comandan Elvis Andrus, Shin-Soo Choo, Adrián Beltré y Armando Ríos es un dolor de cabeza para cualquier lanzador, y más para uno como Erasmo que ha enfrentado una temporada tenebrosa a pesar de que tuvo un alentador spring training.

SIN DECISIÓN

Ramírez viene de lanzar 4.2 entradas sin carreras ante los Rays. Se quedó a un out para optar al triunfo, que finalmente se anotaron 3-0 los Marineros. Pero había motivo de sacarlo, ya que no estuvo con el mejor control porque regaló 5 bases por bolas y aceptó 4 imparables.

Esta temporada, los números de Ramírez no son tan halagadores. Tiene un récord de 1-4, con una pobre efectividad de 5.97, producto de 25 anotaciones limpias en 37.2 entradas laboradas.

Lo rescatable es su reciente labor ante los Rays, aunque obviamente la ofensiva que enfrentará esta noche es más peligrosa con Beltré y compañía. Este partido entre Seattle y Texas está programado a las 8:10 pm, en el Safeco Field. Su rival será Joe Saunders, quien tiene balance de 0-2, con 3.60 de efectividad.

Sin incluir el resultado de anoche, los Rangers tenían récord de 32-34, mientras que los Marineros estaban ligeramente con 34-32.

Así que hoy, tendremos nuevamente a Ramírez batallando con establecerse en la rotación de los Marineros, una misión difícil en medio de una turbulenta temporada experimentada en la organización de Seattle.

UN HIT DE CABRERA

A la hora de nuestro cierre, el campo corto nicaragüense Everth Cabrera bateaba de 3-1 en un partido que los Padres de San Diego perdían 6-2 ante los Mets de Nueva York, en siete entradas y media.

Además del imparable, Cabrera negoció una base por bolas en el octavo inning y se ponchó una vez, para dejar su porcentaje de bateo, en ese momento, en un raquítico .228, producto de 61 imparables en 268 turnos al bate.

 

13 innings jugaron los Piratas de Pittsburgh para vencer 8-5 a los Marlins de Miami, anoche en el béisbol de las Grandes Ligas.

 

7 victorias suma Lance Lynn (7-4) después de una sólida labor de 8 entradas sin carreras, que le permitió a San Luis vencer 1-0 a los Nacionales.