• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El doble campeón de la NBA, Miami Heat, y su rival San Antonio Spurs jugarán hoy (6:00 p.m.) un quinto juego de la Final 2014 con conocimiento pleno de que para ambos “no hay mañana” en la serie: los primeros por necesidad, los segundo por experiencia.

Que LeBron James, Dwyane Wade y el resto de los jugadores del Heat digan esto es lógico, porque con la serie en contra 3-1, están a un juego de ver frustrado el sueño del tricampeonato.

Pero que Manu Ginóbili, Tim Duncan, Tony Parker y otros miembros de los Spurs también lo afirmen es una muestra de que han tomado nota de la desagradable experiencia del pasado año.

EN LA BOCA DEL LOBO

El Heat se meterá en la boca del lobo el sábado para jugar en la cancha de San Antonio su partido más importante de la temporada.

Luego de ser desmantelados por los Spurs en los dos partidos en Miami, el equipo del entrenador Erik Spoelstra y su gran estrella LeBron James tienen ahora que ir contra la historia, pues nadie ha podido ganar una serie de playoffs viniendo de un 3-1 en contra.

“Es un juego de no hay mañana”, afirmó James. “Pero también es un juego para hacer historia”.

James, que ha cargado con el equipo en los cuatro partidos de la final, le da confianza a sus compañeros al afirmar: “Ya fuimos allí y en un ambiente hostil ganamos un juego. ¿Por qué no podemos hacerlo de nuevo?”.

JAMES MANTIENE A FLOTE

Ciertamente, LeBron ha sido el hombre que ha mantenido a flote al Heat en estos playoffs, según muestran las estadísticas de la NBA.

El “Rey” James ha sido el jugador de mejor rendimiento entre los 188 de los 16 equipos que han tomado parte en estos playoffs.

Es el de mayor puntería en sus tiros de campo, con un alto 67% de encestes, y una media de 27.2 puntos por juego, solo detrás del fenómeno de Oklahoma City, Kevin Durant (29.6). También es el más efectivo en la relación Puntos/Posesión del balón, con 38.87 tantos por cada 100 veces que toca la pelota. Y es el anotador más mortal en la zona pintada, con 11.7 puntos por encuentro.

Pero el baloncesto es un juego de conjunto, como lo han demostrado los Spurs, y poco puede hacer LeBron sin la ayuda de sus compañeros.

LOS SPURS, CON PINZAS

¿Por qué Manu Ginóbili afirma que «no hay razón para celebrar todavía»? Los Spurs están a un paso de titularse campeones por quinta vez en su historia; el hecho parece inevitable dado la forma en que desmantelaron al Heat en los dos partidos jugados en Miami.

Simplemente, Ginóbili aún tiene vivo el recuerdo del sexto partido del pasado año, cuando, con la serie empatada 3-3, el San Antonio estuvo a seis segundos de ganar el título y las cosas se le voltearon con el triple de Ray Allen que les costó la serie.

“Tenemos una gran oportunidad, pero no hay razón para celebrar todavía”, afirmó el argentino. “Estamos 3-1, pero contra estos chicos (Miami) nunca se puede dar nada por seguro hasta que se termine el juego”.

"Los jugadores extranjeros trabajan más duro que la mayoría de los norteamericanos. No dan por sentado que por ser estrellas tienen un puesto asegurado”

Gregg Popovich

Entrenador de los Spurs.