• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Se impuso Francia por 3-0 a un equipo hondureño amputado con un hombre menos, lo que le permitió trabajar al equipo que maneja Didier Deschamps, con una comodidad imprevista en la construcción de su primer triunfo en esta Copa Mundial de Fútbol.

Karim Benzema, acertando un penal y tomando apropiadamente un rechazo, y Valladares, el arquero de Honduras, tratando de manotear una pelota que Benzema estrelló en el poste derecho y cayó bruscamente a un lado del arquero junto a la raya, fueron los responsables de los tres goles franceses.

¡QUÉ INSENSATEZ!

Aún once contra once, Honduras es un no favorito contra Francia, pero con un hombre menos por más de 45 minutos, se le ve próximo a un cadáver, solo capaz de producir algunos quejidos. Y todo por culpa de la insensatez de Wilson Palacios, un jugador de vasta experiencia, consciente de las consecuencias de perder la cabeza con la espada de la expulsión oscilando sobre tu cabeza.

Cuando una tarjeta amarilla, como la aplicada a Palacios en el minuto 27, precisamente por una fuerte y peligrosa fricción con el joven Pogba, te condiciona rascándote la espalda, debes moverte cautelosamente, como entre algodones, y ser lo más prudente posible. En el minuto 45, Palacios se olvidó de todo eso y empujó a Pogba en el área, derribándolo. El árbitro Ricci sacó tarjeta amarilla, segunda para Palacios convirtiéndola en roja, lo que significaba expulsión, y decretó el penal ejecutado con nitidez por Benzema para el 1-0.

¡CÓMO FAJARSE DESARMADO!

En ese momento, más allá de la superioridad en funcionamiento del equipo francés, se desvaneció toda intriga sobre el futuro del partido. ¿Qué podía hacer Honduras reducido a 10 hombres, frente a una Francia en crecimiento, en esta época en que los milagros escasean? Muy poco, casi nada, como fue comprobado.

El segundo gol en el minuto 48, un trallazo de Benzema sacando astillas del poste derecho, contó con la complicidad de un aturdido Valladares, quien al encontrarse con el balón de rebote viniendo del vertical, no logró mantenerlo afuera y lo terminó metiendo, por un centímetro. Ahora la pizarra estaba 2-0 con Honduras atado de pies y manos. El tercero y último gol, en el minuto 72, también de Benzema, atento a un rebote en el arquero, selló la pizarra.

No nos precipitemos con Honduras. Puede estar para más contra Suiza y Ecuador. Francia, se ve seguro en octavos, a menos que lluevan cubitos de hielo en las sedes de este Mundial.