• Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

Irán y Nigeria empataron (0-0) ayer en Curitiba en el duelo más aburrido registrado hasta ahora en Brasil-2014, y el primero que terminó en tablas y sin goles, lo que permite a Argentina liderar el Grupo F con tres puntos, tras ganar el domingo a Bosnia (2-1).

El partido se anunciaba nivelado entre dos selecciones que ocupan el puesto 43 (Irán) y 44 (Nigeria) del ránking de la FIFA, pero el público esperaba más de ellos y los despidió con una sonora pitada al final del encuentro.

El partido mostró a una selección nigeriana más ambiciosa, con diez remates, frente a siete de Irán. Los africanos tuvieron un 64% de posesión, frente a un 36% de los asiáticos, pero pocas ocasiones claras.

Los bostezos se contagiaron entre los 39,000 espectadores del Arena da Baixada, que, en ocasiones, pedían a los jugadores más ambición.

Sin mucha experiencia

Irán sigue sin ganar un partido en un Mundial, mientras Nigeria lleva nueve consecutivos sin victoria, desde Francia-1998.

Al equipo persa se le notaba su inexperiencia a nivel internacional, con seis jugadores que militan en la liga iraní, y solo cinco en el extranjero, entre ellos Javad Nekounam, ahora en la liga kuwaití, pero que estuvo seis temporadas en el Osasuna español.

Los otros jugadores destacados del equipo, los delanteros Ashkan Dejagah (Fulham) y Reza Ghoochannejad (Charlton Athletic), que juegan en Inglaterra, tampoco se dejaron ver mucho, aunque el segundo tuvo una buena oportunidad en el minuto 34 del primer tiempo, que desbarató el portero Enyeama.

“Tengo que ensalzar la labor de mis jugadores. Merecieron este empate”, afirmó el seleccionador portugués de Irán, Carlos Queiroz, que fue el técnico de su país en el pasado Mundial de Sudáfrica-2010. “Lo más importante es que todo sigue abierto para nosotros”, añadió el luso, de 61 años.

Nigeria dominó, pero…

La selección nigeriana, con 11 hombres actuando en el extranjero, y el centrocampista John Obi Mikel (Chelsea) como jugador más conocido, dominaba, pero Irán siempre se replegaba bien y no dejaba espacios.

Nigeria, que logró llegar a octavos en Estados Unidos en 1994, y en Francia en 1998, siendo eliminada en la primera fase en Corea del Sur, en Japón en 2002 y en Sudáfrica en 2010, espera en su quinta participación llegar por lo menos a cuartos por primera vez, aunque deberá mostrar un poco más si quiere lograrlo.

El equipo africano ha sido tres veces campeón continental, y una vez oro olímpico (Atlanta-1996), además de ganar la plata en Pekín-2008, sin llegar nunca a plasmar esos resultados en un Mundial. Irán, por su parte, en las tres participaciones anteriores (Argentina-1978, Francia-1998 y Alemania-2006) nunca superó la primera ronda.