Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

¿Quién dijo que la temporada terminó? Cierto, los Filis ganaron la Serie Mundial, pero queda un duelo pendiente: Cliff Lee se enfrenta hoy a Francisco Rodríguez con el premio Cy Young de la Liga Americana en disputa.

Así que, sujetemos los alientos por un momento y metamos nuestras cabezas dentro del hielo en búsqueda de análisis fríos, mientras quedan abiertas las discusiones sobre el tapete.

Rodríguez, el pintoresco, escandaloso y autoritario derecho venezolano que lanza para los Angelinos, saltó encima de la marca de 57 rescates establecida por Bobby Thigpen, de los Medias, extendiéndola asombrosamente a 62, una frecuencia superior a diez por mes.

El cuándo volveremos a ver algo parecido hace pensar que Rodríguez se encuentra en línea directa hacia el Cy Young de 2008 en el más joven de los circuitos.

Pero ojo con el zurdo Cliff Lee, de los Indios, es una seria amenaza. Aun sin haber podido borrar el mejor porcentaje para un ganador de 20 o más en poder de Ron Guidry, de los Yanquis desde 1978, su balance de 22-3, con 2.54 en carreras limpias, permite impresionar lo suficiente.

Rodríguez nunca fue utilizado por más de un inning en el transcurso de la temporada, trabajando para un equipo que facilitó situaciones favorables para el rematador. Rodríguez malogró siete posibilidades de salvar juego, contra sólo una de Mariano Rivera, y perdió tres veces, en tanto el bullpen le echó a perder tres triunfos a Lee, quien además, llegó otras tres veces hasta la séptima entrada permitiendo una carrera o menos.

Eso explica por qué, pese a ser un abridor y trabajar 223 entradas y un tercio, por 68 y un tercio de Rodríguez, la efectividad de Lee es de 2.54, por 2.24 del venezolano, con el zurdo cediendo sólo 34 bases por 94 del rematador.

Sin pretender subestimar el récord fijado por Rodríguez, que quizá permanezca intacto por largo tiempo, yo votaría por Lee, por haber obtenido 19 victorias más que su número de derrotas y amenazar tan consistentemente una marca de 30 años como la de Guidry.

Lee no tuvo a su favor la generosa regla de juegos salvados que te permite, con sólo sacar un out, aun sin tener la soga al cuello, como es tener la probable carrera del empate en el círculo de espera, apuntarte un rescate, o si trabajas un inning defendiendo una ventaja de tres carreras o menos.

¿Rodríguez o Lee? Esa es la gran incógnita mientras las sombras del estelar de Toronto, Roy Halladay (20-11, 2.78 y 206 ponches), y del japonés Daisuke Matsuzaka, de Boston (18-3, 290 y 154 kaes), se mueven sin posibilidades.