• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Espndeportes.com

Las teorías de conspiración están volando por todos lados donde se respira y habla de la NBA.

LeBron James y Carmelo Anthony ejerciendo sus respectivas opciones para salirse de sus contratos con el Miami Heat y los New York Knicks, respectivamente, ha enviado un claro mensaje al resto de la liga, y la respuesta ha sido de muchos ejecutivos sacando calculadoras para ver si pueden, dentro del tope salarial, firmar a ambos o por lo menos a uno de ellos.

La decisión de Anthony se dio ante un panorama en el cual los Knicks estaban claramente a punto de comenzar un proceso de reconstrucción, y el delantero tenía otra visión de su futuro inmediato: jugar para un ganador, ahora.

Por algo mejor

El caso de James es muy distinto, ya que contrario a Anthony, James ya tiene sus títulos y sus trofeos de Jugador Más Valioso y su decisión no era una cuestión de metas personales, sino una visión de que el Heat no va a mejorar y tras la debacle de la serie final contra los San Antonio Spurs, era el momento preciso para pasar la página un comenzar un nuevo capítulo.

Tanto Wade como Bosch tienen la misma opción de James mientras que el delantero Udonis Haslem tiene su opción para salirse de su contrato y el presidente del Heat, Pat Riley, había dejado claro que en este caso, el equipo no estaba en posición para invertir más.

Mucho se está especulando de que los Chicago Bulls, Cleveland Cavaliers, Houston Rockets y Los Angeles Lakers tienen espacio para maniobrar una firma conjunta, pero lo cierto es que el futuro inmediato del panorama de la NBA dependerá de las conversaciones y negociaciones que se den en las horas antes y durante el sorteo de novatos el jueves en la noche.