• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

No fue una pésima actuación de Erasmo Ramírez anoche ante Boston, pero fue muy irregular, casi al borde de la desesperación, con un pitcheo que jamás mantuvo su curso en la zona de strike. Cierto, dejó el juego ganado 3x2 mientras pretendía cerrar el quinto innings con dos hombres a bordo, pero no fue posible porque, la verdad, su control se asemejó a un capitán cuando busca su ruta en alta mar en medio de un oleaje huracanado y sin brújula en el barco.

El nica hizo 93 pitcheos, otorgó cinco boletos, y aunque solo permitió dos carreras en 4.1 entradas, tuvo al menos a 10 hombres, de los 23 que enfrentó, en cuenta de 3-1 o 3-2. Eso describe un poco la crisis que vivió en cada episodio contra los Medias Rojas. No se veía dominando su zona en el home, por el contrario, se veía en cualquier momento caer al precipicio por su enorme descontrol.

Tres en el primero

Arrancó el partido con tres boletos a Pedroia, Ortiz, y aunque ponchó a Mike Napoli, dio otra base a Daniel Nava, menos mal que se salió luego de dominar a Pierzynki. Para el cierre del primero, los Marineros marcaron dos carreras, y eso se pensó que le daría más tranquilidad en el montículo, pero no fue así. Permitió un hit, y se complicó con dos bateadores llevándolos al conteo máximo, aunque sin dar boletos.

Esta vez Seattle lo estaba respaldando y anotó su tercera carrera en la baja del segundo. Con el marcador 3x0, el nica tal vez encontraba su brújula, sin embargo, mala noticia, no la encontró.

En el tercero, después de un gran out en línea de Pedroia, dio base a Ortiz, y con Napoli al bate, este conectó un batazo que de forma increíble lo atrapó el jardinero izquierdo cuando estaba por caer la pelota. Parecía un out claro, y así lo habían marcado, pero lo protestó Boston, y los árbitros luego de la famosa revisión por la tecnología, consideraron que el fildeador no retuvo la pelota lo suficiente y quedaron corredores en primera y segunda. Pero cerró la entrada dominando a Nava y Pierzynki.

Para el cuarto las cosas fueron diferentes, permitió sencillo de Xander Bogaerts, elevó al central Stephen Drew, quedó por escogencia Jackie Bradley y luego le disparó jonrón al derecho Brock Holt para acercar el marcador 3x2. En el quinto, sacó un out, a Ortiz en elevado, pero luego recibió sencillo de Napoli y le dio base a Nava, la quinta de la noche para decirle adiós al partido.

Menos mal, el relevista sacó los dos outs, y a la hora de nuestro cierre estaba ganando Seattle 6x2. Pero el nica no tuvo decisión.