• Montevideo |
  • |
  • |
  • EFE

El entorno más cercano de Luis Suárez habló acerca de él y de por qué muchas veces reacciona como el último martes, cuando mordió a Giorgio Chiellini.

El cuarto de siete hermanos, el pequeño Suárez “no era peleador, era buenito, buen compañero”, dijo desde su Salto natal (noroeste) a la AFP, su abuela paterna Lila Píriz. “No sé qué le pasó a mi ‘negrito’”, durante el partido con Italia, que terminó con triunfo 1-0 a favor de Uruguay y clasificó a la celeste a octavos de final de la Copa del Mundo, añadió.

NUNCA FUE AGRESIVO

“No sé por qué tiene esos arranques, cuando tiene todo para ser feliz. Quizás el divorcio de los padres, las privaciones que pasaron”, sostiene Lila, que admite de todas formas que la ahora estrella del Liverpool siempre fue “calentón”… al igual que su padre, militar y también jugador de fútbol en su ciudad.

“Nunca pensamos que Luisito iba a ser el más famoso de todos con ese carácter”, ríe Lila.

Roberto Mezza, amigo del padre de Suárez y que jugó con él en el salteño Deportivo Artigas, cuenta que Luis Suárez tiene a quién salir. “Conociendo al padre”, señala a las risas.

Richard Suárez, sin parentesco con el jugador y que fuera testigo de los primeros pasos en las categorías infantiles de Salto del ahora goleador, lo defendió tajantemente: “Nunca fue agresivo”.

“Muchos lo tienen catalogado como mala persona y no es así, es buenísimo, hay cosas que pasan en una cancha de fútbol y después son discutidas por gente que nunca transpiró la camiseta”, aseguró.