•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El árbitro italiano de la final entre Argentina y Alemania se mantuvo firme en su decisión de no cobrar penal sobre el ‘Pipita’, aunque aclaró que tras ver las imágenes se dio cuenta de que tampoco había sido falta en ataque.

Nicola Rizzoli, quien tuvo a cargo la final del Mundial de Brasil entre Alemania y Argentina, se refirió a su decisión de no cobrar un supuesto penal del arquero alemán Manuel Neuer sobre Gonzalo Higuaín.

“Respecto a esa jugada, Neuer llega primero a la pelota. Gonzalo protestó en ese momento pero, cuando terminó el partido, tanto él como los otros argentinos me felicitaron diciéndome que había arbitrado de manera perfecta. Cuando volví a ver las imágenes me di cuenta de que tampoco le había cometido falta al arquero alemán. Eso debo decirlo”.

LO MÁS DIFÍCIL

“Una final de la Copa del Mundo no es algo fácil, el momento más complicado psicológicamente fue quizá al anular el gol de Higuaín, que creó inevitablemente un poco de tensión. Afortunadamente, en el ámbito internacional se conoce el nivel de los árbitros italianos, los jugadores confían en nosotros, se habla y se soluciona todo”, dijo Rizzoli en declaraciones al sitio oficial de la Federación Italiana.

“Fue una gran emoción y una gran satisfacción, una fuente de orgullo para Italia y para el fútbol italiano. El partido fue difícil, pero me han ayudado mucho los jugadores y sobre todo mis compañeros de trabajo”, contó en referencia a los asistentes Renato Faverani y Andrea Stefani.

Estoy muy orgulloso de haber representado a los árbitros italianos aquí en la Copa del Mundo y para la fase final. Para ellos y para mi familia, dedico mi experiencia’’, cerró.