•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El periodista Alfonso Ussía se ha convertido en uno de los protagonistas del día por su controvertido artículo publicado en la contraportada del diario 'La Razón' en el que ha atacado de forma directa y sin freno a Leo Messi.

El durísimo texto en el que se ceba con Leo deja perlas como “de haber visto Rubén Darío el partido de la final del Mundial de Argentina, hubiera escrito una nueva versión de su Sonatina: ‘Nandrolono está triste, ¿Qué tendrá Nandrolono?/ ha perdido su ritmo, ha perdido su tono/ aunque le hayan moldeado un precioso tupé’”.

En sus líneas muestra su descontento por la elección de Leo como Balón de Oro del Mundial pero lo hace a base de 'tortazos' y descalificaciones. “A este muchacho le sucede algo más grave que su peculiar interpretación de la melancolía. Para mí, que ya no tiene edad para seguir justificando las dosis de hormonas para el crecimiento y tanto él como sus médicos han sido advertidos de que el crecimiento ha llegado a su tope y ni una hormona más”, señala.

Y prosigue: "Messi tiene un gran problema. Anímico y físico. Esos vómitos no pueden reducirse a un diagnóstico forofo: -Son los nervios-. No; que se mire, que se entrene y que vuelva a correr como lo hacía dos años atrás en el Fútbol Club Barcelona, cuyos dirigentes, socios y exaltados partidarios tendrían que ser los más preocupados y avergonzados en estos momentos".

También tiene la mano suelta para atizar a Maradona al que califica de "botarate", "majadero" y "clamoroso imbécil".

INDIGNACIÓN Y RESPUESTA

Una columna que no ha pasado inadvertida y que ha despertado la indignación y rechazo en las redes sociales. Muchos de estos aficionados ahora exigen al propio Leo Messi y al FC Barcelona que tomen medidas legales contra el periodista. No se quiere que un ataque frontal al delantero azulgrana caiga en el olvido y por ello se ha iniciado una campaña para que se demande a Alfonso Ussía.

Un capítulo que recuerda al ocurrido con la Cadena Cope cuando ésta insinuó en boca de Juan Antonio Alcalá que los jugadores del FC Barcelona se dopaban allá por 2011. Aquella batalla legal acabó con una multa de 200,000 euros por daños y perjuicios para la cadena episcopal así como un comunicado de la la propia COPE asumiendo su culpa.