•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

Pregunta el niño al abuelo en las tribunas del Estadio de Minnesota durante el Juego de Estrellas del 2014: ¿Cómo se llama ese short stop que hace de todo y todo lo hace bien? "Derek Jeter de los Yanquis, incomparable, insustituible, imperecedero", responde con genuina emoción y brillo en los ojos que capta el nieto, ese veterano fanático que ha tenido el tiempo suficiente para seguir paso a paso, la trayectoria impresionante de Jeter, y mirar las huellas que deja trazadas, cobijándolas de admiración.

IMPACTO INSTANTÁNEO

Cuando su nombre fue anunciado, el estadio se movió, como si la presencia de Jeter fuera capaz de emocionar a las vigas y al concreto. Quizás pueda hacerlo. El pelotero de 40 años, que parece haber hecho una parada en la fuente de la juventud que tanto buscó Ponce de León, fue capaz de realizar una atrapada de ribetes espectaculares en el inicio del primer inning sobre batazo de Andrew McCutchen, y casi de inmediato, como primer bateador en el cierre, golpear una pelota hacia el rincón del jardín derecho para un doblete.

Por vez primera, veo en pantalla a un pitcher feliz por haber sido bateado. Adam Wainwright de los Cardenales, se quitó el guante para ovacionar a Jeter. ¡Qué señal de respeto por la grandeza de alguien tan trascendente como Jeter! Fue como decir "todos deberíamos tratar de ser como él". Y en el siguiente turno, ahora contra Alf redo Simon en el tercero: hit otra vez al jardín derecho.

¿ESTUVO SPIELBERG DETRÁS?

Hey, ¿quién planeó esta despedida de Jeter en Juegos de Estrellas? Podría ser Steven Spielberg desde Hollywood. Chequeen esto: una gran atrapada, dos cohetes y una multitud empinada sobre su admiración. ¡Qué buen guión! Ahí estaba Jeter, quien en el 2000 fue Más Valioso en el Juego de Estrellas y en la Serie Mundial, con sus brazos estirados hacia el cielo y sus manos abiertas como radares, atrapando las simpatías. El conectó 13 imparables en 27 turnos, en estos Juegos para 481 puntos en su carrera, y estuvo 14 veces en el line-up de la Liga Americana. Toques de distinción.

Poco importaba la victoria de la Liga Americana 5 por 3 con jonrón de Miguel Cabrera y gran actuación de Mike Trout. La verdadera estrella era Jeter. Por encima de todos. Un jugador extraordinario y una persona ejemplar. Nada que ver con grandiosos como Babe Ruth y Mickey Mantle, de vidas tan turbulentas. Nadie cuidó mejor su imagen que él, quien solo vistió el uniforme yanqui, pese a que estuvo inmerso en la época de la agencia libre y las grandes negociaciones. Nunca se imaginó con otro equipo. Su lealtad es parte de su equipaje y de su grandiosidad.

 

.311 de promedio de bateo tiene de por vida en las Mayores, Derek Jeter.

 

14 Juegos de Estrellas jugó Derek Jeter en sus 20 años de carrera.