•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Selección Sub-20 de Fútbol de Nicaragua arranca este sábado en El Salvador el torneo centroamericano de esta categoría con un enorme reto: tratar de emular la clasificación que se logró hace dos años y que envió a los juveniles a las eliminatorias mundialistas de la Concacaf realizadas en México.

El reto se ve difícil, casi imposible, no solo por los rivales, sino también por lo complicado que será sobrellevar 6 partidos en 11 días. Su primer rival será el conjunto de Panamá, en un duelo a realizarse en el estadio Las Delicias; luego el 21 de julio, los nicas se medirán a Belice, con quienes deberían de buscar cómo vengar la derrota que sufrió la mayor en la última Copa de Naciones.

El día 23 los nicas se medirán a Costa Rica, el 25 lo harán frente a los anfitriones, mientras que el 27 se medirán a Guatemala y cierran su participación contra Honduras. Para ese entonces deberían ubicarse entre los cuatro primeros lugares, si es que tienen la intención de avanzar a la siguiente ronda y si pretenden clasificar a las eliminatorias mundialistas de la Concacaf.

Optimista

"Vamos con la confianza de intentar, nuevamente, una clasificación al Pre-Mundial”, dijo el director técnico Enrique Llena antes de su partida hacia El Salvador.

Sobre los cambios de última hora, a propósito de que varios jugadores seleccionados no estaban de acuerdo con las pocas condiciones que brinda la federación de fútbol en su campamento, Llena justificó: “Nos vimos obligados a llamar a seis jugadores de la Sub-17; pensamos que ellos ya tenían asimilados los conceptos tácticos (llevan tiempo entrenando)”.

"Lo único que considero como algo negativo es disputar seis partidos en once días, además con tan solo 18 jugadores por mandato de Uncaf”.