•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Selección Sub-20 no fue ni la sombra de aquel equipo que hace dos años apeló a su garra y disciplina táctica para clasificar al torneo de la Concacaf en México. Ayer la Sub-20 debutó ante Panamá en El Salvador en el torneo centroamericano con un revés por goleada 5-0. Pero más que el marcador, lo realmente humillante fue ver la defensa mal parada, sin idea de cómo frenar a los canaleros, y para colmo, el equipo dio la impresión de que jamás había jugado un solo partido juntos. Fue una actuación pobre que dice mucho de cuánto aportó el técnico español, Enrique Llena, a esta selección.

Pero no debemos echarle la culpa a este grupo de jóvenes que salió de Nicaragua con la ilusión de hacer el mejor trabajo posible; varios de ellos fueron convocados de última hora de la Sub-17 para asumir un reto quizá sin estar listos psicológicamente para hacerlo. La salida de varios de la Sub-20 —por las pocas condiciones que brinda la Federación en el campamento—, la mayoría de ellos defensas, dejó casi en manos de los recién llegados esta enorme responsabilidad. Y ese fue el resultado, una goleada bestial.

La decepción

Bastó caminar los primeros dos minutos del duelo para que los panameños se dieran cuenta de la poca resistencia que tendría de una línea de cinco defensores que ni siquiera por la cantidad pudo aguantar el ataque rival.

Al minuto dos Panamá marcó por medio de Chin Hormochea, y luego Ismael Díaz anotó al 25 y 4, mientras que Carlos Small lo hizo al 32. Los nicas se fueron al descanso perdiendo 4-0 después de sufrir mucho en defensa, muchos errores y pifias.

Panamá remató el partido en el segundo tiempo con anotación de Rubén Barrow. Los canaleros sumaron su segunda victoria del torneo, mientras que los nicas perdieron su primer duelo y mañana se medirán al equipo de Belice, que cayó 6-0 en su debut ante El Salvador.