•   Alemania  |
  •  |
  •  |
  • EL PAIS

Con el marco actual que rige el campeonato del mundo de Fórmula 1 apenas hay margen para las sorpresas: si tu coche es tan bueno como lo fue el Red Bull los últimos cuatro años y como el Mercedes de esta temporada, tardarás más o menos pero terminarás entre los primeros la mayor parte de las veces.

Lo vimos hace muy poco con Sebastian Vettel y Mark Webber al volante de los bólidos del búfalo rojo, desde el RB6 hasta el RB9; y la historia se repite ahora cada vez que salen a la pista Nico Rosberg y Lewis Hamilton, en su caso metidos en el W05. Una de las mayores remontadas de los últimos tiempos la protagonizó Vettel hace dos años en Abu Dhabi, donde arrancó último y terminó tercero después de serpentear por entre el pelotón y quitarse 21 rivales del medio. Este domingo en Hockenheim, la exhibición de poderío fue a cargo de los dos pilotos de la marca de la estrella, que corrían en casa y delante de su hinchada, sacando pecho.

Nico Rosberg lo tenía todo bastante de cara para adjudicarse su cuarta victoria de la temporada porque arrancó desde la ‘pole’, y porque su vecino de taller lo hizo desde las catacumbas de la parrilla después de que un problema en uno de los discos de freno de su monoplaza le hubiera mandado el sábado contra la barrera.

Reaccionó, pero…

No obstante, Hamilton se reencontró con su colega en el podio después de otra de sus exhibiciones, la enésima prueba de esa determinación a la hora de adelantar que le caracteriza y le ha hecho grande. Salió 20º y cruzó la meta tercero, prácticamente subido en el Williams de Valtteri Bottas, tercera prueba consecutiva en la que el finlandés se sube al cajón. Fernando Alonso terminó quinto después de darse cera la mayor parte del tiempo con Sebastian Vettel (cuarto) y Daniel Ricciardo (sexto).

Superado el ecuador del Mundial, las cosas apenas han cambiado para los dos principales opositores a encasquetarse la corona. Entre ellos solo hay 14 puntos cuando todavía faltan nueve por disputarse y la última, la que debe poner el cerrojo, puntúa el doble (50 puntos en vez de 25). Con la igualdad que hay entre Rosberg y Hamilton y la distancia que les separa del resto, todo parece dispuesto para resolverse allí, en Abu Dhabi.