•   España  |
  •  |
  •  |
  • Marca, de Madrid

Al triunfador Iker Casillas la suerte le volteó la espalda. Lo ha tenido todo. Ha sido un jugador querido, una persona admirada, considerado el mejor portero de España y, durante una época, del mundo, se ha consagrado en la época dorada de la selección española como el gran capitán que recogía todos los trofeos que disputaba.

Ha sido el ícono del Real Madrid, su imagen, su estandarte, su capitán y la referencia en todos los aspectos. Y en lo personal, sus encantos los empleó para conquistar el corazón de la guapa periodista Sara Carbonero, con la que recientemente tuvo un precioso hijo. Pero la suerte, en lo deportivo, lo abandonó.

Culpa de Mourinho

Iker es ahora un jugador muy cuestionado y se especula con la posibilidad de que tenga que abandonar el Real Madrid. ¿Qué ha pasado? Hay que remontarse a la época de José Mourinho, cuando por desavenencias personales decidió retirarle de la titularidad y cuestionar su calidad.

Hasta ese momento, nadie dudaba de que fuera al mejor del Real Madrid, de España y posiblemente uno de los mejores porteros del mundo. Pero así se las gastó el director técnico portugués, castigándolo con el banquillo para que perdiera la fuerza que tenía como capitán en el vestuario blanco. Desde entonces, su vida deportiva ha sido un calvario.

También tuvo mala suerte con una lesión. Cuando las cosas se complican, se complican de verdad. El caso fue que su sustituto, el veterano Diego López, mantuvo una buena línea de actuación y Mourinho tuvo justificación para dejarlo en el banquillo. El problema se multiplicó cuando su sucesor, Carlo Ancelotti, lo mantuvo en la banca. Ya no valía la excusa de que era por motivos extradeportivos: era una decisión técnica.

Otra gota fatal

Se dudaba de la calidad de Casillas, que tuvo que conformarse con jugar Copa y Champions. Como consuelo, levantó la décima Champions de la historia del Real Madrid.

Pero le faltaba la selección para evidenciar que lo abandonó su “ángel de la guarda”. Con la selección hubiera podido demostrar que sigue siendo el gran portero que siempre ha sido y, sin embargo, fue uno de los peores jugadores del equipo español y se le señaló culpable de algunos de los goles con los que se materializó el fracaso de la Roja. ¿Cómo es posible que en menos de dos años un jugador pueda estar tan arriba y ser ahora tan cuestionado?