•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com


Los grandes goles podrían ser graficados como retratos del agua y del fuego, del viento y del terremoto, de la luna y del sol, diría Carlos Fuentes, ese extraordinario escritor mexicano desaparecido. Y en el ranking de mis consideraciones, todo eso se juntó en el gol de Mario Götze, al que califico como el mejor de la última Copa, por la dificultad de su ejecución, por el momento de máxima tensión, por su significado y su trascendencia. ¡Uh!

Aquí tienen el detalle de los mejores goles, sujeto por supuesto a discusiones:

1) Mario Götze, Alemania.- El último de la Copa, el gol que coronó al equipo germano y sepultó al argentino, con el alargue de la final a la orilla de la definición por penales, algo que siempre he rechazado por ser casual y no garantizar justicia a los merecimientos. Se movió Schurrle con sigilo y rapidez de pantera junto a la raya izquierda retando a una defensa agotada, que se vio forzada a abrir espacios por el centro del área. Shurrle trazó el centro aéreo junto con la filtración de Götze, quien sobre su avance, en pleno movimiento próximo a la cabaña por la izquierda, amortiguó el balón en su pecho y descendiendo lo golpeó de volea con su zurda para agujerear al arquero Romero, sacudiendo las redes, agitando al planeta, decidiendo un Mundial. Es el momento que nunca olvidaremos.

 

2) Robin Van Persie, Holanda.- Juego inicial del Grupo B con una repetición de la final vista en Johannesburgo, Sudáfrica, entre España y Holanda. Gana España como hace cuatro años 1-0, ahora por un penal, y está por terminar el primer tiempo. En el minuto 44, el gol de Van Persie, tendido en el aire en llamativo vuelo de gavilán y asestando un cabezazo certero, cambiando de rumbo un largo centro, dibujando una parábola que entró en el rincón superior izquierdo de la cabaña defendida por Casillas, que establece el empate con Sergio Ramos a la orilla, pero inutilizado. Holanda se impuso 5-1, edificando una imprevista paliza.

 

3) James Rodríguez, Colombia.- Contra Uruguay en octavos. En ciertos momentos, este jovencito de apenas 22 años que es James parece un ilusionista, como en la acción realizada en ese juego, cuando recibió de Abel Aguilar por arriba, controló el balón con su pecho de espaldas a la cabaña de Muslera y, girando mientras descendía, lo golpeó potente y magistralmente con zurda, colocándolo encima del esfuerzo del arquero, sacándole astillas al horizontal, y entrando en clavado. Un gol para instalarlo en la pared de un museo.

 

4) David Luiz, Brasil.- En el 2-0 frente a Colombia en cuartos de final. El consistente central fue a cobrar un tiro libre bien distante desde la frontal en el minuto 69 y, tomando suficiente impulso, ignorando la barrera, le pegó a la pelota con la parte interna del botín estirando su pierna derecha. Se escuchó un estallido, y de inmediato un rayo iluminó el estadio. La pelota entró como proyectil en el rincón superior derecho de la cabaña defendida por Ospina, quien casi pierde un par de dedos de su mano izquierda, doblada por el taponazo.

Para discutir.- El quinto puede ser cualquiera entre tantos que nos levantaron bruscamente de nuestras butacas frente al televisor. Ahí está el remate rasante, muy cruzado junto al poste izquierdo del italiano Marchisio contra Inglaterra en el mejor juego del Mundial; el de Messi frente a Bosnia, filtrándose por la frontal y rematando de zurda contra el poste derecho del arquero, para trazar una diagonal escalofriante que sacudió las redes sostenidas por el otro vertical; y el de Andrew Ayew, de Ghana, que equilibró la pizarra 1-1 con Estados Unidos, tras recibir de taco en el área para apretar el gatillo de zurda, sin parar de correr. Tiene que ser imborrable la impresionante volea zurda del australiano Tim Cahill contra Holanda, forzando ese 1-1, desde lejos, incluyendo las astillas del travesaño y la clavada del balón; y esa otra volea del suizo Granit Schaka en la derrota por 5-2 ante Francia, también de zurda, recibiendo desde atrás por la derecha, en una combinación fulminante.

 

171 GOLES se marcaron en 64 partidos en Brasil, empatando la marca de Francia 1998.

 

2.67 TANTOS se anotaron como promedio en cada encuentro.

 

En la élite

La lista sigue• Apunten otro del colombiano James Rodríguez en la victoria por 4-1 sobre Japón, rematando con su zurda prodigiosa, después de hacer un quiebre artístico, un preciso pase hacia atrás; y el taconazo de David Villa, ya con las maletas empacadas para regresar a casa, contra Australia, recibiendo una pelota rasante desde el fondo, despidiéndose de las Copas; y el tiro libre registrado por Messi frente a Nigeria, obviamente con zurda, hacia la escuadra superior derecha, dejando sin reacción al fenomenal Eanyama.

Hay que incluir, por supuesto, el zapatazo de Di María contra Suiza golpeando una entrega inmediata a domicilio de Lionel Messi, y el de Higuaín frente a Bélgica, en la frontera del área, dándole seguimiento a un rebote provocado por el intento de pase de Di María a Zabaleta, después que Messi se salió de un nudo; y el espectacular zurdazo del suizo Shaqiri contra Honduras, desde fuera del área, abriendo bocas y obligando a rascar cabezas; cerrando con la entrada vertiginosa, y el escalofriante remate alto del alemán Schurrle perforando a Julio César para establecer un 7-0 en la masacre que sufrió Brasil, antes del gol de Oscar. Estos fueron los 16 mejores goles de la Copa del Mundo 2014.