•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Con el orgullo por los cielos y seguridad de haber representado a Nicaragua con honores, llegaron la noche de este lunes a nuestro país, los 18 héroes que se coronaron campeones en el Torneo Panamericano de Béisbol Infantil “AA” (11-12 años) que se finalizó el pasado domingo en Mazatlán, México, donde los nicas se impusieron en la final a Estados Unidos con score de 5x4.

A eso de las 10:00 p.m., el avión procedente de México aterrizó en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino. Los niños brindaron conferencia de prensa minutos después a los medios oficialistas en el Salón Vip, mientras en los pasillos de la terminal aérea esperaban varios jóvenes de la Juventud Sandinista, quienes dieron la bienvenida a los pequeñines al ritmo de una banda filarmónica que sonó durante varios minutos para animar el ambiente.

El serpentinero Samuel Mendoza, quien ganó la distinción del mejor pitcher en ganados y perdidos (venció a Venezuela y Estados Unidos), recordó el doloroso momento cuando Alex Boychuk conectó jonrón de tres carreras en el séptimo inning y le dio vuelta al marcador de 3x1 a un 4x3 a favor de los norteamericanos.

“Sinceramente cuando nos pegaron ese jonrón me sentí triste, pero el equipo nunca bajó la cabeza, tuvimos fe en Dios y pudimos ganar. El manager (Asiel Moreno) nos dijo que siguiéramos como la frente en alto y que teníamos que hacer esas carreras para ganar el partido”, expresó Mendoza.

“Estoy contento de haber ganado dos reconocimientos (Campeón de pitcheo en ganados y perdidos, y ser seleccionado en el equipo ideal del torneo). Yo desde el principio me puse las pilas a poder ganar juegos y lo pude lograr. Me siento feliz de haberle ganado a Venezuela y a Estados Unidos, disfrute mucho la victoria contra los gringos”, agregó el pistolero pinolero.

Orgullosos

Los jardineros Saúl Suarez y José Arauz no ocultaron su emoción y con orgullo mostraron su medalla de oro colgadas en su pecho. A pesar de haber logrado un hecho histórico, los niños aseguran que tienen los pies sobre la tierra, que lo único que les interesa es seguir creciendo como peloteros y ser grandes jugadores en el futuro.

“Pensé que después del jonrón no íbamos a poder, pero gracias a Dios logramos remontar”, comentó Suarez.

Por su parte, Arauz dijo que “estamos contentos, alegres. Pensábamos que allí se acaba el béisbol para nosotros cuando nos conectan el jonrón, ganando el juego 3x1 casi lo perdemos, pero el béisbol nunca se acaba hasta que se sacan los tres outs, gracias a Dios pudimos remontar”.

Sigue al autor en: @haxelbuhosky