•   Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El italiano Vincenzo Nibali (Astana) superó la primera de las tres etapas pirenaicas del Tour y se acerca un poco más a la victoria final de la prueba, en una jornada en la que el triunfo parcial fue para el australiano Michael Rogers (Tinkoff).

El veterano rodador, especialista en la contrarreloj, llegó en solitario a la meta situada en Bagneres de Luchon, con unos segundos de ventaja sobre sus compañeros de escapada, tras disputar la etapa más larga de la presente edición de la Grande Boucle (237.5 kilómetros).

“Sabía que la etapa me convenía, pero formar parte de la escapada del día fue muy duro”, declaró el ganador de la jornada, precisando que al final de la etapa corrió de “manera inteligente” para no dejarse sorprender por sus compañeros de fuga.

Los favoritos llegaron con más de ocho minutos de retraso sobre los escapados, pero Nibali mantuvo el maillot amarillo de líder de la general y se acerca un poco más a su objetivo de lograr la victoria final el domingo en París.

La fuga

Para la victoria de etapa, Rogers se distanció de sus últimos compañeros de fuga cuando faltaban menos de cuatro kilómetros para la meta.

Un grupo de 21 corredores se distanció del pelotón unos 60 kilómetros después de la salida y solo se rompió con la subida al Balès, un puerto de categoría especial que suponía la última y principal dificultad montañosa de la jornada.

En el grupo de escapados viajaba el colombiano José Serpa Pérez, que finalmente fue cuarto a nueve segundos del ganador, con el mismo tiempo que el francés Thomas Voeckler, ganador dos veces en Luchon, que fue segundo.