• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Los 18 héroes nicaragüenses que conquistaron el Torneo Panamericano de Béisbol Infantil AA, en Mazatlán, México, llegaron al país la noche del lunes, llenos de alegría y con las emociones todavía a flor de piel tras haber derrotado en la final a Estados Unidos con score de 5x4.

Algunos fueron recibidos por sus padres y hermanos, otros durmieron en los albergues del Instituto Nicaragüense de Deportes, IND, a la espera de emprender el viaje hacia sus departamentos de origen y así reunirse con sus seres queridos. Las sonrisas abundaban en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, de Managua, donde los pequeñines eran vitoreados por miembros de la Juventud Sandinista.

Con la medalla de oro colgando del cuello y reluciendo el brillo en sus pechos, los pequeñines brindaron declaraciones a los medios. No sabemos qué pasará en el futuro de estos héroes, lo que sí conocemos es que no serán los mismos después de este triunfo.

Las Grandes Ligas

“Algún día quiero llegar a las Grandes Ligas, representar a mi país y ser un orgullo para mis padres”, dijo un emocionado Samuel Mendoza, quien cargaba en sus manos los dos reconocimientos (lanzador con más ganados y miembro del equipo ideal). A su llegada lo esperaban sus padres Ana Zapata y Jorge Humberto Mendoza, quienes no ocultaron su orgullo por el destacado papel de su retoño.

“Siempre confiamos en traer la medalla. Estamos conscientes de lo que hemos logrado, sé que es histórico. Algún día sueño con jugar en un equipo profesional en Grandes Ligas”, expresó José Aráuz.

Por su parte, Suárez comentó que “fue duro cuando nos pegaron el jonrón en el séptimo inning (Estados Unidos) pero nunca bajamos los brazos y gracias a Dios ganamos. El mánager (Asiel Moreno) nos dio ánimos”, comentó.