• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

¿Queda algún barcelonista en Colombia? No lo creo. Ayer se llegó a tener la impresión de que toda Colombia estaba en el Bernabéu durante la iluminada presentación de la nueva joya del Real Madrid, James Rodríguez, el líder goleador de la última Copa del Mundo, y hasta con cara de “Balón de oro”, según el criterio de muchos entendidos.

Antes de levantarse el telón del Mundial, James no provocaba este ruido ensordecedor, pero después de asumir tan eficazmente el liderazgo dejado vacante por el ausente Falcao, y empujar a Colombia hacia los cuartos de final liquidando 2-0 a Uruguay, con un gol de antología, fue dimensionado como un auténtico crack, y captó de inmediato el interés del siempre voraz Real Madrid, que desembolsó 80 millones de euros (US$107 millones) por su traspaso del Mónaco francés, con salario de US$6.7 millones por temporada.

PERSIGUIENDO UN SUEÑO

Creció admirando a Zidane, y después, en pleno desarrollo, soñó jugar junto a Cristiano. Un zurdo capaz de hacer prodigios, frío, pensante, artístico y ansioso de asumir responsabilidades y mostrar su capacidad para resolver, James aterriza en un equipo superpoblado de astros, que deberá aplicar modificaciones para abrirle espacio y juntarlo con el alemán Toni Kroos, el mejor pasador de la última Copa.

Con marcada preferencia por el futbol rápido, de primer toque, desmarques apropiados, utilización de los espacios vacíos, ser un enlace oportuno y un definidor sereno de indiscutida clase, James pese a sus escasos 23 años, parece haber alcanzado prematuramente la madurez, y estar listo para funcionar bajo esa intensa presión que supone jugar para un Real Madrid que vuelve a ir por todo, después de haber fallado inesperadamente en la conquista de la Liga, cuando parecía tenerla en el bolsillo.

¿EL MEJOR REAL MADRID?

Los cerebrales e incansables James, Kroos, y quizás Xabi Alonso, en conexión directa con tres arpones como Benzema, Cristiano y Bale. ¡Uh, uh, uh! ¿Se imaginan ese bloque fabricando arremetidas capaces de mover de su lugar a las pirámides de Egipto y provocar diluvios? Muchos están pensando en el mejor Madrid de la historia, una gigantesca pretensión frente a las imágenes de aquel equipo jefeado por Di Stefano que conquistó las primeras cinco Copas de Europa.

Saliendo de una infancia difícil, viviendo sólo tres años con su padre Wilson James, que jugó con la selección juvenil de Colombia en 1986, su progreso fue vertiginoso, llegando a convertirse en el jugador extranjero más joven en la historia del futbol argentino en debutar en primera. Se acostumbró a triunfar desde temprano. Se dice que a los 13 años ganó la final del Pony Futbol, marcando dos goles olímpicos.

GRAN EXPECTACIÓN

Eso explica la serenidad que muestra en esta etapa fulgurante. No se sintió incómodo con el número 10 en la espalda, que en Copas han usado Pelé, Maradona, Platini y Zidane. Se le considera el nuevo “Pibe” Valderrama, quizás aumentado y corregido. El tiempo nos permitirá conocer la respuesta a esa expectativa alrededor del futuro de James.

PARA TRIUNFAR. Nació James Rodríguez, el colombiano de 23 años que llega al Real Madrid empinándose sobre mayúsculas expectativas, y que ayer durante su presentación provocó un desborde. Admirador de Zidane y de Cristiano Ronaldo. La nueva perla del Real Madrid.