• El Salvador |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El fútbol nacional a nivel de selecciones volvió a sufrir otro fracaso. La Sub-20 que compite en el Torneo Centroamericano que se realiza en El Salvador, fue goleada el domingo 4-0 por Guatemala, y por consiguiente quedó eliminada de cualquier posibilidad de clasificar al Premundial que se realizará el próximo año en Jamaica.

Muchas veces el fútbol es injusto con algunos equipos, pero Nicaragua ha logrado en este torneo lo que mereció: fracasar, fracasar y fracasar. Traducido en números, eso significa derrotas ante Panamá (0-5), Costa Rica (0-2), El Salvador (1-7), y Guatemala (0-4), y una victoria engañosa y que de poco sirvió contra Belice. Esta Selección no es ni la sombra de la que clasificó y que se ganó el boleto al premundial el año pasado en Honduras.

Para comenzar, la defensa nica es paupérrima, no hay coordinación de ninguna índole al momento de no tener la pelota, al mediocampo le falta sabiduría para generar juego hacia el frente, lo más rescatable de este equipo son los atacantes Bryan García y Anderson Treminio, y el arquero Rendel Hudson, quien se ha cansado de realizar atajadas en este torneo.

¿Los culpables?

Lo más fácil seria echarle toda la culpa al técnico español Enrique Llena. Obviamente, tiene su dosis de responsabilidad porque está a cargo del equipo, sin embargo, hay que analizar el material humano con el que cuenta y compararlo con el de los países a los que Nicaragua se enfrenta.

Sencillamente, los rivales son superiores. Algunos se preguntarán: ¿Por qué el año pasado sí se logró el boleto y ahora quedamos eliminados? La respuesta es sencilla: No todos los días nos levantamos con el pie derecho.

Sería injusto decir que fue una suerte del destino, porque no es así. Aquel equipo liderado por Carlos Chavarría, un muchacho que se lució con sus goles y recibió docenas de halagos de la prensa deportiva hondureña y costarricense, demostró una idea futbolística. Se paró con carácter en la cancha, ¿y saben qué?: el técnico era el mismo Llena.

Tras este fracaso, lo más sano es que la Federación Nicaragüense de Fútbol, Fenifut, realice un estudio exhaustivo del trabajo que se está haciendo en las selecciones menores, aunque la mayor parte de responsabilidad la tienen los clubes, de donde se supone que saldrán los talentos para la Selección mayor.

¿Cuándo vamos a crecer en el fútbol? Quizás ni sus hijos alcancen a ver ese sueño. Mientras tanto, hoy Nicaragua enfrentará a Honduras (4:30 p.m.) a la espera de otra posible goleada para terminar el torneo.