• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

Cada vez que el zurdo cubano de 26 años Aroldis Chapman, entra a las brasas con los Rojos de Cincinnati en dificultades, se debería pagar extra por verlo en acción. Su pitcheo tiene furia y destreza.

No hay algo más intimidante en el béisbol, que ver venir hacia el plato, rectas de 100 millas. “En ocasiones sentía que era preferible ser tragado por la tierra”, dijo J.T. Snow, de los Gigantes, después de salir con vida, recibiendo un pelotazo de otro temible zurdo, Randy Johnson. Seguramente, es lo que deben pensar quienes entran al cajón de bateo en busca de seguir los disparos de Chapman.

Frente a los Cascabeles de Arizona, el lunes, Chapman dio la impresión de ser una fotocopia de Nolan Ryan, trabajando un inning macabro ponchando a los tres enemigos realizando 20 lanzamientos, 15 de ellos rectas alucinantes zumbando encima de las 100 millas. ¿Cuándo se había visto algo así? Esa demostración pareció ser producto de la fantasía.

LOS BALAZOS SILBAN

“Sentí un escalofrío y escuché un zumbido”, dijo el artillero de Arizona, Paul Goldschmidt, uno de los ponchados, aturdido por disparos que alcanzaron las 104 millas por hora. Por momentos, Chapman da la impresión de ser un robot, como esos que fabrican en la Universidad de Humbolt en Berlín, Alemania.

“Prefiero enfrentarlo como bateador que recibir sus lanzamientos”, dijo con sencillez sobre Chapman, el receptor de Arizona Miguel Montero. Esos 66 ponches registrados por Chapman en 32 entradas y un tercio, es fabuloso. ¿Un pitcher capaz de dos ponches por inning?, quizás Nolan Ryan, de haber funcionado como relevista en su época de esplendor.

TIEMPO PERDIDO

Salvador de 38 juegos en 2012 y 2013, Chapman lleva 22 en este 2014 con dos meses pendientes, los más candentes para los Rojos que desde el cuarto lugar, a seis juegos de Milwaukee, intentan meterse en la pelea por el banderín del centro en la Liga Nacional, retando a Cardenales y Piratas en lo que podría ser un cierre infernal.

Ha logrado nueve scones de ponches después de haberse visto obligado a esperar hasta el día 11 de mayo, para debutar en la presente temporada, recuperándose de una lesión. Es decir un significativo recorte de actividad de casi mes y medio. El inmenso poder de Chapman hace sentir compasión por el cátcher de 26 años, Devin Mesoraco, quien se faja con los disparos del cubano.

104 millas por hora registró Aroldis Chapman en su lanzamiento más rápido, en su labor del pasado lunes ante Arizona.