• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Quiénes podrían calificarse como culpables de tan pobre actuación?, se podría preguntar luego de los desastrosos resultados que ofreció la selección Sub-20 dirigida por el eterno técnico, Enrique Llena, en las eliminatorias realizadas en El Salvador.

No solo se trata de los 21 goles permitidos, 7 de la selección de El Salvador y 5 ante Panamá. Nicaragua se vio pobre, muy pobre en defensa y sin capacidad de reaccionar contra los rivales que tanto dominio mostraron ante los nicas. Para colmo, hubo momentos que parecía que nunca los muchachos habían jugado juntos. Solo Honduras y Costa Rica trataron con más “cariño” a los pinoleros y menos mal que se logró al menos una victoria contra Belice, porque si no, la tunda hubiese sido peor.

Acusados

¿Y será que los resultados pudieron ser diferentes si el grupo que estaba en la Escuela de Talento de Diriamba se ha quedado y no ha pedido mejores condiciones, traducido a mejorar la comida y viáticos que les daban para trasladarse a sus respectivos lugares?

Es difícil creer que hubiese sido diferente, menos que se hubiera logrado la clasificación a la siguiente ronda de las eliminatorias de la Concacaf, como se hizo hace un año. Lo que quedó demostrado es lo lejos que estamos de cualquier rival de Centroamérica, aunque en la federación quieran pintarnos la realidad de otra forma.

No es Llena la solución, está lejos de ser el que vaya a darnos resultados, menos cuando no se reconoce lo inútil que suele ser la federación en su gestión por las cosas elementales: dar mejores condiciones a sus jugadores.

Por una pésima comida y un pobre viático los jugadores se quejaron, sin imaginarse que ahora no solo son señalados como los culpables de la pobre actuación de la Sub-20, también fueron sancionados por uno y hasta dos años de toda actividad futbolística. Ahora la pregunta obligada es: ¿No sería lógico pensar que, de tantos jugadores que se quejan de las pésimas condiciones que brinda la federación, algo sea verdad?

Se comienza a conocer la versión de los jugadores sancionados, y de ser cierta, lo único que demuestra es cuán lejos estamos de una buena administración de nuestro fútbol por parte de la rectora de este deporte en nuestro país.