•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |

El Real Madrid volvió a generar las dudas mostradas a lo largo de la pretemporada. El conjunto blanco fue incapaz de doblegar a la Fiorentina a tres días del partido de ida de la Supercopa de España, ante el Atlético en el Bernabéu. Contra una Fiorentina bien plantada en el terreno de juego, los madridistas no tuvieron profundidad y se fueron desdibujando. Los errores en defensa los condenaron. No fue ni mucho menos el equipo arrollador de la Supercopa de Europa ante el Sevilla.

Marcos Alonso, el nieto de Marquitos, que salió de la cantera madridista, marcó el segundo de la Fiorentina, en el minuto 69, tras un error en cadena de Khedira y Arbeloa.

Los focos en este partido estaban en el debut del portero costarricense Keylor Navas, que llevaba sin jugar desde el Mundial de Brasil, hace un mes y medio. No fue el debut soñado. Encajó dos goles, aunque hizo un paradón que salvó el tercero, estirándose para desviar un tiro raso de Aquilani. Ahora es Ancelotti quien deberá decidir si es él o Casillas el titular la portería blanca.

El Madrid abrió el marcador con un rapidísimo contraataque. La jugada partió tras un córner sacado por la Fiore. Cristiano se llevó el rechace, hizo una conducción, pasó a Di María y el argentino inventó la asistencia. Con su pierna mala, la derecha, burló al defensa y dio un pase medido a Cristiano, que remató a placer.

El gol del empate de la Fiorentina llegó tras un error de Alonso. El balón llegó a Aquilani que colgó un centro preciso para el testarazo de Mario Gómez. El portero no pudo responder. El gol cambió un partido que parecía hasta entonces cómodo para el Madrid.

Volvió Di María

El mejor jugador del conjunto madridista, sobre todo en el primer tiempo, fue Di María. El argentino cuyo destino parece muy lejos del Real Madrid volvió a ser el jugador eléctrico de la pasada temporada, en el que fue clave para la consecución de la décima Champions League. Pegado a la banda derecha, como antes de la llegada del galés Bale, el argentino volvió a ser el jugador más desequilibrante del equipo. El argentino estuvo a punto de empatar el encuentro, a siete minutos del final, con una preciosa vaselina.

La anécdota del partido se produjo cuando un espontáneo saltó al campo con el equipamiento completo de Cristiano Ronaldo y se colocó en el área del Madrid para buscar un remate de córner.

El Madrid presentó un centro del campo inusual, con Alonso, Illaramendi y Khedira. Arriba se situaron Cristiano junto con James y Di María. En el segundo tiempo Ancelotti pensó en el partido del martes y refrescó el centro del campo. Kroos relevó a Alonso, pero esta vez, como interior izquierda, se le vio algo desubicado. El carrusel de cambios terminó por desdibujar al equipo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus