•   CHICAGO  |
  •  |
  •  |

James Harden es uno de los mejores jugadores de la Selección de Estados Unidos y, por ende, de la NBA. Sin embargo, su llegada al equipo de cara al Mundial 2014 ha alterado su juego de una manera tan inesperada como positiva, que, a la vez, ha potenciado su nivel y lo ha acercado a su techo como jugador.

“Estoy listo para aceptar cualquier desafío que Coach K y mis compañeros me presenten”, dijo el escolta de 24 años, quien ya cuenta con la experiencia de haber ganado la medalla dorada con Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Uno de los principales desafíos de Harden ha sido mejorar su capacidad defensiva, uno de los aspectos más criticados de su juego durante su última temporada con los Houston Rockets.

Su habilidad para anotar y desequilibrar no se cuestiona, pero su defensa dejó qué desear con un +/- real en defensa de -2.84. O sea, su impacto era negativo cuando su equipo defendía con él en la cancha, y ese número lo ubicaba en el puesto 73 de la liga entre escoltas. Por otro lado, su +/- real en ataque de 5.87 fue el mejor de todos los jugadores de su posición y el quinto mejor de toda la NBA, solamente LeBron James (8.65), Stephen Curry (6.62), Kevin Durant (6.27) y Chris Paul (6.03) lo superaron en ese rubro.

Más completo

Eso parecía no tener remedio hasta que Harden comenzó a trabajar personalmente junto a Tom Thibodeau, entrenador de los Chicago Bulls y asistente de Mike Krzyzewski en la selección estadounidense. Harden ha estudiado y practicado los conceptos de la defensa en equipo bajo la atenta mirada de Thibodeau, y ese trabajo parece estar rindiendo sus frutos.

“He estado concentrándome en defender durante el último par de semanas, poder marcar con mucha energía e impactar al partido de una manera distinta, ya que este equipo cuenta con varios jugadores capaces de anotar y no necesito preocuparme por ello”, dijo Harden tras la práctica del viernes por la tarde en Chicago.

Trabajo definido

“Thibodeau ha hecho un gran trabajo de asegurarse de que todos estemos en el lugar indicado, que nos estemos comunicando constantemente, y que simplemente estemos activos en defensa”.

Thibodeau, por su parte, expresó que el éxito defensivo de la selección estadounidense no depende de un solo jugador, sino que del esfuerzo colectivo del equipo como objetivo.

“Uno no le puede pedir a uno o dos tipos que se ocupen de todo”, dijo Thibodeau.

“Todos se tienen que comprometer por la causa, ya sea defender en transición, en la zona pintada o defender a un tirador. Todos tienen un trabajo por hacer y todos deben poder ganarse el respeto de sus compañeros y confiar en ellos como equipo”.

Todo parece indicar que Harden ha hecho ese compromiso, queda por verse si el Mundial nos mostrará otra faceta defensiva de un jugador que todavía aspira a llegar a su techo como superestrella.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus