•   NUEVA YORK  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Desde 1956, el año que se empezó a adjudicar el Cy Young, apenas diez lanzadores pudieron concretar el doblete del premio al mejor lanzador y al Jugador Más Valioso.

Y solo una vez el doblete fue logrado en el mismo año por pitchers de ambas ligas. Eso ocurrió en 1968, cuando Bob Gibson, de San Luis, se llevó el premio de la Liga Nacional al terminar con un portentoso promedio de efectividad de 1.12 y Denny McLain, con Detroit, obtuvo el de la Americana al anotarse una astronómica cantidad de 31 victorias.

Cuarenta y seis años después, restando mes y medio de temporada, la posibilidad de que los ganadores de ambos galardones sean lanzadores es bastante factible.

Uno es Félix Hernández, en la Americana. El derecho venezolano de Seattle tenía una racha alucinante de 16 aperturas seguidas en las que había cubierto al menos siete innings, permitiendo dos carreras limpias o menos. La marca previa era de 13, fijada por Tom Seaver en 1971. Recién este semana, el “Rey Félix” se convirtió en el primer lanzador desde Dwight Gooden en alcanzar los 2,000 innings durante o antes de cumplir los 28 años.

Kershaw también

El otro es Clayton Kershaw, en la Nacional. El zurdo de los Dodgers tiró un juego sin hits —que debió ser perfecto de no haber sido por un error de Hanley Ramírez— y en el que recetó 15 ponches. También encadenó una racha de 41 innings sin tolerar carreras, poniendo en la mira el récord de 59 en manos de Orel Hershiser desde 1988.

Cada uno asoma al frente en las principales estadísticas individuales en sus respectivos circuitos.

Tras la jornada del sábado, Hernández lidera en promedio de efectividad (1.99), aperturas de calidad (24) y WHIP (0.87). Comparte el segundo lugar en victorias (13), marcha segundo en innings lanzados (185.1) y está segundo en ponches (197). El derecho de Valencia se encamina a redondear su mejor campaña de una trayectoria en Grandes Ligas que lleva una década y en la que cuenta con un Cy Young conseguido en 2010 con 13 triunfos.

Kershaw, quien se perdió un mes y medio por una dolencia en la espalda, marcha segundo en victorias (14), efectividad (1.86), WHIP (0.86) y juegos completos (5). Pese a su ausencia al inicio de la campaña, figura tercero en ponches (174).

La estadística de ambos que asombra es la de efectividad, ya que Félix tiene 1.99 y Clayton está en 1.86, cerca al 1.74 que Pedro Martínez fijó con Boston en 2000, en el apogeo de la Era de los Esteroides. De mantenerse así, los dos deberían pelear por ganar los dos premios, el Cy Young y el de Jugador Más Valioso (MVP sus siglas en inglés).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus