•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Atlético de Madrid, de Diego Simeone, le sacó la partida a los de Carlo Ancelotti sin hacer más que lo de siempre, apretar al centro, cortarle la idea al rival y aprovechar algún error para hacer daño, pero claro, la diferencia es que lo saben hacer. Esa misma tónica con la que ganaron la Liga Española, el Atlético la usó y sacó un 1-1 al Real Madrid, que le da una gran ventaja para ganar la Supercopa de España en el partido de vuelta en el Vicente Calderón el próximo viernes.

El guion se veía venir. Atlético tratando de amarrar la zona medular del Madrid, compuesta por Kroos, Modric y Alonso, pues James y Di María se quedaron en el banco. Ancelotti prefirió guardar al argentino que tanta verticalidad le da al juego y prefirió a alguien como Alonso para tener más presencia ante la presión que ofrecen los rojiblancos en esa zona.

Con la presión sobre la media, se vio menos profundidad en el ataque de Madrid, y pocas veces vimos a Bale, Benzema o Cristiano teniendo chance a la puerta de Moyá. El esperado dominio blanco jamás llegó, y por mucho que intentó el Real, no mostró esa maquinaria que desbordó ante el Sevilla en el duelo por la Supercopa de Europa, en la que ganó 2-0 con tantos de Cristiano.

Mucha táctica

El duelo estuvo tan trabado en la primera parte, que se vio desprovisto de futbol, de ideas, y solo un par de jugadas pudieron resaltar como para abrir el marcador: un disparo desaprovechado por Mario Mandzukic y regalado a las manos de Iker Casillas, y un cabezazo de Cristiano, que por cierto no apreció en la segunda parte, aparentemente por un problema en la rodilla.

En el complemento entró James por Cristiano, pero nada cambió en la cancha, seguía Madrid sin poder romper el cerrojo del Atlético. Bale lo intentó con sus desbordes y centros, pero sin hacer daño, en tanto el equipo de Simeone se acomodaba y a la espera, como un león, a un pequeño descuido de su presa. Pero ocurrió primero un error del Atlético en una jugada que nadie supo despejar, encontró a James y este remató con un ligero desvío para mandar a las redes el balón.

Eso apenas ocurrió con la entrada de Angel Di María. Al minuto 80, Madrid gozaba de ese descuido del rival, pero poco le duró la alegría. Raúl García, quien entró en la segunda parte, aprovechó ese error que tanto provecho ha sacado el Atlético en el último año y empató el partido al 87.

Con el empate le bastaría otro empate sin goles al Atlético para quedarse con la Supercopa de España. Madrid estaría obligado a ganar o empatar al menos 1-1 o con cualquier otro marcador.

 

22 DE AGOSTO el partido de vuelta entre Atlético y Real Madrid en la Supercopa de España.