•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un lead off, habitualmente es un bateador que trata de embasarse como un batazo al cuadro o una base por bolas.

Pero Javier Robles se sintió como Brady Anderson, el primer bate de los Orioles de Baltimore que disparó 50 jonrones en la temporada de 1996, y con un trancanzo de cuatro bases le dio la victoria 1-0 a los Indios del Bóer sobre la Costa Caribe, en entradas extras, este sábado en el despegue de la Serie Final del Campeonato Nacional de Beisbol.

El batazo de Robles llegó en el cierre del décimo inning, cuando el zurdo Justo Pérez ya había sacado el primer out de la entrada al dominar al emergente Juan Carlos Urbina.

A Pérez le tocaba enfrentar a los dos primeros bateadores en el line up del Bóer. Pero Robles “pescó” una recta del relevista de la Costa Caribe, y la depositó detrás de la barda del jardín izquierdo, para provocar el delirio de miles de aficionados de la Tribu que ayer llegaron al Estadio Nacional Denis Martínez. Robles corrió las bases gritando “Misión Cumplida”, en una jornada llamativa porque en el séptimo inning hizo una gran atrapada sobre un batazo de Debrie Bennet, con las bases llenas y dos outs, que de haber picado al menos era productor de dos anotaciones de los costeños.

En vez de eso, Robles contribuyó a que el empate sin carreras se mantuviera, hasta su decisivo batazo en el cierre del décimo.

Duelo de pitcheo

A pesar que se esperaba un primer partido de mucha metralla, Róger Marín y el zurdo Elvin García por la Costa Caribe, se encargaron de mantener bajo control a la ofensiva de ambos equipos.

Marín llegó a lanzar 7.1 innings sin carreras, aceptando apenas 3 imparables, con 4 boletos y 4 ponches.

En este trayecto, sólo dos bateadores costeños llegaron a la antesala y quizás, sin pretenderlo, le restó ímpetu a los costeños en el inicio del segundo inning, cuando golpeó al artillero Darrel Campbell.

El pelotazo de Marín fue directo a la rodilla izquierda de Campbell, que mermó su rendimiento, porque cojeó en todo el partido y estuvo apagado a la ofensiva, fallando en cuatro ocasiones, incluyendo dos en jugadas para doble play. Después de Marín, el mentor de los capitalinos Julio Sánchez echó mano de Diego Sandino, con una buena labor de 1.2 innings, con relevos de Braulio Silva, Fulvio Delgado y Darrel Leiva, quien se anotó la victoria al sacar los últimos dos outs.

Echan a perder labor

En el caso de Elvin García, su labor también fue sólida como abridor. En 6 innings sólo aceptó dos imparables, conectados precisamente por Wiston Dávila.

García fue relevado por el zurdo Pérez, quien mantuvo bajo control a la ofensiva del Bóer, a pesar que la Tribu presionó en tres entradas, hasta que en el décimo llegó el batazo --al mejor estilo de Brady Anderson--, conectado por Robles.

En este partido, Robles dio de 5-1. En cambio, Wiston Dávila ligó de 4-3, destacando en una jornada de apenas 5 imparables del Bóer.

Hoy se realizará el segundo partido de esta Final en el Estadio Nacional, a partir de las 11:00 a.m. El Bóer hará uso de Marlin Mejía, mientras que la Costa Caribe iría con el zurdo Horace Rigby, en vista que Junior Téllez está sancionado por actos de indisciplina.