•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Real Madrid sufrió para derrotar por 2-0 ayer al Córdoba, un equipo ascendido a la máxima categoría del fútbol español, en partido de la primera jornada de la Liga, que se cerró con el empate sin goles del Atlético de Madrid, vigente campeón, en la cancha del Rayo.

En su estadio y ante su afición, el Real Madrid marcó de cabeza el primer gol a la media hora, pero el equipo blanco no sentenció hasta el 90, con un disparo desde fuera del área del portugués Cristiano Ronaldo.

En ese segundo período, el Córdoba apretó a un Real Madrid en el que no lucieron ninguna de sus estrellas, y el Estadio Bernabéu temió por el empate visitante.

El equipo blanco dio una imagen muy alejada de la que le permitió ganar en mayo la Décima Copa de Europa de su historia (4-1 en la prórroga al Atlético en la final), e incluso de la ofrecida el pasado 12 de agosto en la Supercopa Europea ante el Sevilla (triunfo por 2-0).

“Necesitamos poner más velocidad en el juego. Lo importante era empezar con una victoria, sufriendo. Pero todo ha salido bien”, declaró Carlo Ancelotti, quien admitió haber sufrido por el resultado.

Debilidades

Ante un rival que no jugaba un partido en la Primera División española desde hacía 42 años, el Real Madrid mostró una debilidad defensiva desconcertante, y el cuestionado Iker Casillas, que dejó al costarricense Keylor Navas en el banco, tampoco dio muestras de seguridad, sobre todo en las salidas en las jugadas aéreas.

En el primer período, el Real Madrid jugó bastante bien, y dispuso de varias ocasiones de gol, que no acertaron a marcar Luka Modric (10), Ronaldo (19), Sergio Ramos (25) y Toni Kroos (26).

Pero no fue hasta la media hora, cuando Benzema abrió el marcador, rematando de cabeza un córner lanzado por el alemán Kroos, poniendo fin a una sequía de cuatro meses sin marcar un tanto en partido oficial con el Real Madrid.

El vigente campeón, el Atlético, que debutaba en la cancha del Rayo Vallecano, no pasó del empate sin goles en un encuentro discreto de los hombres que dirige el argentino Diego Simeone, que no pudo sentarse en el banco tras recibir este lunes una sanción de ocho partido por su expulsión ante el Real Madrid el pasado viernes.