•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

Según Einstein, el azar no existe porque Dios no juega a los dados, y nada puede existir sin una causa. Mi pregunta es si eso incluye al beisbol, un deporte en el cual el azar anda zigzagueando con cualquier uniforme y aparece impunemente en el momento menos esperado, como quedó demostrado durante el último fin de semana en el despegue de la serie Bóer-Costa con el título del “Pomares” en disputa.

 

260814 azar

El gran impacto

 

Casi de la nada, con el drama de esa cadena de ceros extendiéndose sin aburrimiento por el cautiverio de constantes amenazas a través de un suspenso espeso, la primera batalla fue decidida por un jonrón de Javier Robles, un lead off sin volarse la cerca en 204 turnos durante la temporada.

Quien menos sospechaba ser estremecido por ese swing era Justo Pérez, un tirador que solo permitió par de cuadrangulares en 98 entradas. Las imágenes contrastantes de Robles flotando sobre el rugido de la multitud mientras le daba la vuelta al cuadro, y de Pérez sintiéndose tragado por la tierra, permanecieron largo rato en una pantalla imaginaria, con el 1-0 favorable a la tribu, brillando en la envejecida pizarra del jardín central.

Una montaña rusa

Y el domingo, en el segundo duelo, un recorrido por la montaña rusa. Con el equipo costeño aguijoneado por la imperiosa necesidad de ganar y ventaja de 5-2 en el quinto inning, viendo flaquear al relevista Jesly Guillermo, el manager Lampson no duda en meter a las brasas a su mejor brazo, el ganador de 18 juegos Junior Téllez, solo vencido tres veces.

¿Quién mejor como factor de seguridad? Falsa consideración: después de ponchar a Edgar Montiel con dos a bordo sin out, Téllez otorga un boleto, el golpeado con par de hits impulsadores y le batean un flay de sacrificio. Ahora el marcador está 6-5, del lado del Bóer. El coloso en ruinas tiembla, los pulmones aúllan, y la posibilidad de tomar ventaja 2-0 parece dibujada por Dalí.

Saliendo del hoyo

El hit matador de Dazzy Sharp no tiene ninguna vinculación con el azar. Sharp registró 302 puntos con 37 impulsadas y fue un bateador oportuno. Sacó del hoyo a la Costa, y Lampson, abrazado al azar, vio cómo su bullpen, escapando a los efectos de una tormenta, trabajó cuatro ceros consecutivos enmudeciendo a la multitud y nivelando la serie, asegurando los tres juegos en Corn Island a partir de hoy.

Retirado a tiempo para poder abrir hoy, Junior Téllez escalará la colina costeña en Corn Island, dejando atrás al tercer brazo disponible Ernesto Glasgow, un ganador de 8 juegos, en tanto Braulio Silva enfrentará a la alineación encabezada por Britton y Campbell, que permanecieron ocultos el sábado, pero comenzaron a agitarse el domingo.

Una impredecible y atractiva serie tratando de engrandecer nuestro pequeño beisbol con un final de alarido. Vale la pena seguir sus huellas aunque su trazado sea imperfecto, porque la emoción lo cobija todo, y eso es lo que se persigue, más allá de cualquier tipo de cuestionamientos, conscientes de que el azar anda por ahí, cambiando de uniforme.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus