•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Selección de Nicaragua hizo cuanto pudo, y estamos claros de que difícilmente podía hacer mucho ante un rival que vive su mejor momento en la historia del fútbol. Los nicas se enfrentaron casi al mismo equipo que venció a Uruguay, a Italia y empató con Inglaterra. Salió como un poderoso del fútbol y dejó en el camino a los tres mientras se quedaba con el liderato del grupo de la muerte en Brasil.

Era comprensible esperar el sistema ultradefensivo de Enrique Llena y sus pupilos. Pero en lo que sí preocupó la azul y blanco fue en la poca idea que tenía cuando la pelota estaba en su poder. Mientras los ticos, aún no teniendo el balón sabían qué hacer para cuando lo recuperaran tener proyección al ataque, Nicaragua no planteó otra opción más que dar balonazos, buscar algún milagro con Barrera o con Cadena, y con una defensa también parada, las cosas fueron casi imposibles.

El resultado de este sistema fue una exposición al peligro en todo el partido, y con eso obligar a jugar perfecto a la defensa nica, ¿y cómo hacerlo con un fútbol tan limitado? Era imposible, por eso decir que el partido debió terminar 1-0 es negar toda la potencia que mostró el rival ante un equipo que le sirvió todo en bandeja.

Será lo mismo

Ahora se viene Panamá, una selección con una proyección extraordinaria en las últimas eliminatorias mundialistas, y la historia debe repetirse. Nicaragua jugará con el mismo sistema y el resultado debe ser similar al que se sacó con los ticos. ¿Qué otra cosa podríamos esperar ante un equipo fuerte al ataque, además veloz y con una buena defensa como la de los panameños? Parece otra “muerte anunciada” para los nicas, y solo quedará esperar el rival por el repechaje que podría estar entre El Salvador y Guatemala.

Al menos, debemos resaltar las actuaciones individuales que en medio de las limitantes hicieron resaltar lo colectivo. Sin duda, de los mejores partidos hizo Luis Fernando Copete, que aparecía en toda proyección de los ticos, y hasta en el duelo con Oscar Duarte se vio bastante bien. Algo similar provocó Manuel Rosas con sus recortes de balón y con algunas jugadas en proyección. Y no podemos dejar atrás el trabajo de Juan Barrera, y hasta el último gol, Justo Lorente estaba haciendo un buen partido, pero la constancia es siempre un problema en él. Esperemos que contra Panamá se sumen más jugadores para ver un partido más aceptable.

 

Nicaragua llegará sin chance ante Panamá en Houston.

 

10 de septiembre Nicaragua se mide a Panamá.